domingo, 30 de abril de 2017

"¡No quiero el cabello rizado!"- Laura Ellen Anderson



En mi sección infantil os traigo hoy un cuento que me ha gustado mucho, tanto por el mensaje que transmite a los más pequeños como por la preciosidad de las imágenes que lo ilustran. Se trata de "¡No quiero el cabello rizado!", su autora es Laura Ellen Anderson y la editorial que lo ha publicado Picarona


Ficha técnica

Título: "¡No quiero el cabello rizado!"
Autora:  Laura Ellen Anderson
Editorial: Picarona
Páginas: 32
Edición: tapa dura
ISBN: 978-84-16648-94-8
Precio: 12 euros


Sinopsis

¡NO! ¡No quiero tener esta melena de cabello RIZADO!

Desde cepillos a libros, y hasta globos INFLADOS … ¿Cómo puedo acabar con estos tozudos bucles?


Un cuento muy divertido para aprender a querer y valorar lo que tenemos. Y sobre el cabello, sobre montones y montones de cabello.




Impresiones

La niña protagonista del cuento tiene el pelo largo y rizado, muy rizado. Y, claro, a ella no le gusta nada así que intenta por todos los medios alisárselo. Se pasa las horas muertas pasándose el cepillo por el pelo hasta que le acaba doliendo la mano; les dice a sus amigos que se lo estiren, se pone esparadrapo... mil cosas. Pero no consigue nada y está desesperada porque ella quisiera tener un pelo liso y domable



Hasta que conoce a una niña con una melena lisa y muy lacia. La melena de sus sueños. Pero, ¡oh sorpresa!, esta niña tampoco está nada contenta con su pelo pues le gustaría tener un pelo con rizos bonitos como.... ¡los suyos!  Ambas niñas se dan cuenta de que tienen una melena preciosa, que da mucho juego, que se pueden hacer coletas, moños..., de todo. Y ambas acaban encantadas con él.



Si hay algo con lo que las mujeres nunca estamos contentas es con nuestro pelo. Y, si no, que se lo pregunten a una peluquera: quien lo tiene liso lo quiere rizado, la que lo tiene rizado sueña con una melena lacia, la que tiene poco pelo quiere una melena abundante y la que la tiene no sabe qué hacer con ella; la que lo tiene moreno lo quiere rubio y las rubias (bueno, no he conocido a ninguna rubia que quiera ser morena jajaja). Pero, está claro, que raramente estamos a gusto con él. Yo lo tengo grueso, castaño claro y tirando a liso pero fosco, además que tengo muchísimo. Y me gustaría tener una de esas melenas lacias, tipo japonesa, pero eso sí: rubia. Así que entiendo perfectamente a la niña del cuento. Por mucho que cuando voy a la peluquería me digan siempre que qué maravilla de pelo y sepa que nunca me voy a quedar calva (nadie de mi familia paterna tiene ni una sola entrada), a veces es muy difícil llevar el pelo como querría (miento, a veces no, nunca)



El cuento quiere enseñar a los niños a aceptarse (físicamente) como son. Les  enseña a estar conformes con lo que tienen y a potenciarlo. Es una enseñanza, sin duda, fantástica y que les servirá de mucho en la vida



Ya podéis ver por las fotos que las ilustraciones son preciosas. De trazos sencillos y marcados, son muy expresivas y simpáticas y acompañan perfectamente al texto.

El texto es igualmente sencillo: pocas palabras, pocas frases, ninguna complicada lo que lo hace especialmente adecuado para niños pequeños

Sin duda, un cuento muy recomendable

Podéis comprarlo en Popular libros


12 comentarios:

  1. Me encanta. Qué simpático. A mi me pasa lo de la amiga, lacio poco y fino, jejeje. Ha cogido lo mas representativo y que creo que le pasa a todas las niñas. Como siempre, una pena no tener ya peques en casa.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. enamoradisima de todos los libros de picarona!!!! yo sí quería tener el pelo rizo ainss

    ResponderEliminar
  3. Me encanta!!! Me lo apunto, y sí, coincido contigo en que nunca estamos contentos con lo que tenemos. Mira que nos cuesta aceptarnos. Quizás ahora todo se más fácil, pero cuando chicos? Uffs. Así que pensando en lo que se me viene encima con mi Nuria, mejor me lo apunto. jajajajaja.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡La entiendo perfectamente! mi pelo ondulado a los "años veinte" es mi cruz ¿Sabes lo que me cuesta alisarlo? de pequeña mi madre y mi abuela me traían frita a estirones para alisarlo, y nada de nada, terminaba encrespado de tanto cepillo, jajajaja.

    Un libro encantador, me lo llevo!!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Hola! Pues como todos los libros infantiles que traes tiene muy buena pinta!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco quería el pelo rizado de pequeña xD

    ResponderEliminar
  7. Lo vi hace unos días en otro blog y me encantó, me parece muy divertida la historia
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Precisamente una de mis primas, cuando era pequeña, estaba obsesionada con el pelo liso liso...y su madre tenía que alisarselo. Sin embargo, creció y ahora está encantada con su pelazo rizado.

    Qué típico lo del pelo de las mujeres...yo lo tengo como a ti te gusta, pero moreno moreno jaja

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Le he echado un ojo y me gusto mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Un libro precioso para los niños. Por su temática me recuerda a uno que me leía mi madre de pequeña: Un hada más fea que picio, quien también estaba a disgusto con varias partes de su cuerpo y se las cambia (tiene magia) y acaba destrozándose, por lo que se arrepiente y vuelve a ser ella misma y a quererse^^
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Como me ha recordado a mi infancia cuando quería tener el pelo rizado y lo tenia liso jajaja. Besos

    ResponderEliminar
  12. Ya sólo con las ilustraciones entra por los ojos. Una buena historia para compartir con los peques.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario