martes, 21 de abril de 2015

"El playboy" - Lupiáñez



Me gustan las novelas de humor. Como suele pasar con las películas, me da la impresión de que están consideradas como un género menor y que no se les da la importancia que tienen. Es verdad que un drama cala más hondo, se recuerda más tiempo, llega más. Pero a mi me parece mucho más difícil hacer reír que hacer llorar; y más aún con un libro en el que no contamos con la fuerza visual de un gesto, una mueca, un vestuario…

Por eso, raramente descarto un libro que prometa una buena dosis de risas. Soy consciente de que en la mayor parte de los casos esas risas no serán más que sonrisas pero a mi me encanta sonreír y pasar un buen rato. Como, os adelanto, lo he pasado con este libro

Éstas son mis impresiones



Autor: Lupiáñez

Lupiáñez nació en Sevilla hace 37 años. Actualmente trabaja como funcionario en la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha. Lleva muchos años escribiendo, pero “El Play Boy” es la primera novela que publica.



Datos técnicos

Título: “El playboy”

Autor: Lupiañez

Editorial: Emepé

Edición: tapa blanda con solapa, tamaño pequeño

ISBN: 978-84-942039-4-

Primera edición: mayo de 2014

Precio: 12 euros

Páginas: 113



Argumento

Querido lector, tiene entre sus manos un pequeño libro de humor, con el que espero pase un rato divertido. En caso de que no lo haga, es un libro tan bueno como cualquier otro para hacer bulto en su estantería… aunque, desde luego, no junto a los clásicos. Quiero decir que no es cuestión de que tenga el tomo de poesía completa de Juan de Tassis, y ponga a su lado su ejemplar de El Play Boy. Tampoco creo que se mereciera estar al lado de ciertos autores contemporáneos, como por ejemplo Paulo Coelho o Maruja Torres. Por favor, asegúrese de no colocarlo ahí. Si tiene un apartado para libros de fantasía, en donde ubica obras como la saga de la Canción de hielo y fuego, o la colección de Harry Potter, no los moleste. Intente no mezclar. Creo que lo más apropiado sería situarlo en la zona de su estantería dedicada al humor. Si no tiene una sección específica de libros de humor, nunca es tarde para empezarlo, ¿no le parece?



Impresiones

Me presentaba la editorial este libro con las siguientes palabras: “Una historia gamberra y llena de humor que narra una aparentemente inofensiva fiesta en casa de unos amigos y en la que un joven estudiante de oposiciones intenta conquistar a una chica arropado por la ayuda de su hermano, autodenominado experto en estas lides.


"El Play Boy” es como el macho ibérico de las fiestas que hora tras hora, copa tras copa, va realizando una serie de hazañas que le aseguren su presa. Como un invitado más, el lector acompañará a estos dos hermanos en su donjuanesco empeño aunque en más de una ocasión dudará si todo esto llegará a buen puerto. “ Esta presentación por si sola me hizo sonreír y me decidió a leerlo. Os adelanto que no me arrepiento pues he pasado un buen rato haciéndolo



“El playboy” es una novela corta. Tan corta que se puede leer de un tirón pues sus poco más de cien páginas, su división en capítulos cortos, la abundancia de diálogo y la fluidez de la prosa del autor hace que su lectura no requiera más que unas cuantas horas

Toda la historia transcurre en una sola noche. Una noche en la que dos hermanos están de fiesta en el apartamento de unas chicas. El hermano mayor es el narrador y será quién nos cuente qué pasó aquella noche. Una noche en la que, básicamente, su única pretensión era que su hermano ligase. Y es que, al menos desde el punto de vista de nuestro narrador, el pobre hombre no lo tiene nada fácil pues a un físico nada agraciado le acompaña una personalidad nada atractiva para el sexo opuesto. Eso hace que todas las chicas le den calabazas. Pero el hermano narrador está dispuesto a que esa noche será diferente y él, hombre de mundo y experto conquistador de féminas (jajaja) será el encargado, con sus bienintencionados consejos, de que su hermano triunfe esa noche.


El ambiente es el típico universitario. La acción transcurre en Sevilla donde los dos hermanos estudian sus respectivas carreras, compartiendo piso. Una compañera del hermano pequeño invita a ambos a una típica fiesta en su piso de estudiantes. Una fiesta en la que habrá bebidas, chicos, chicas, música y muchas ganas por todas partes de ligar y pasárselo bien. A pesar de que la historia transcurra en Sevilla, el autor no echa mano del típico gracejo andaluz para intentar hacernos reír sino que su humor es más fino y sutil, menos obvio, más “trabajado”.

Ya os podéis imaginar que las cosas no salen exactamente cómo estaban previstas y que los dos protagonistas de esta historia saldrán bastante trasquilados…

El peso de la novela recae sobre los dos hermanos protagonistas; más sobre el narrador pues todo se cuenta desde su punto de vista. Dos hermanos que, al menos desde el punto de vista del narrador, son muy diferentes. El narrador se ve a sí mismo como un triunfador, como alguien que siempre sabe lo que tiene que hacer y decir y que sabe cómo camelar a una mujer. Por supuesto, él mismo se ve bastante atractivo. A su hermano, en cambio, le ve como un cero a la izquierda en materia de mujeres: no es guapo, no tiene labia, no sabe ligar… Aunque, ya sabéis, a veces las cosas no son cómo uno las ve . Los personajes están desarrollados en la justa medida que requiere la novela. Viendo el tipo de novela que es, es evidente que no nos vamos a encontrar con unos personajes de personalidad complicada y trabajadísima. No es el caso, ni el libro lo requiere. Son personajes aptos para la historia que se cuenta y que, por ello, cumplen sin problemas lo que de ellos se espera.

Junto a los dos protagonistas, tenemos unos personajes secundarios en cierta forma arquetípicos: el chico guapo que se lleva a las chicas con sólo hacerles un guiño, la chica guapa, la amiga fea que parece su guardaespaldas…

“El playboy” es un libro de humor. Ya he dicho al principio que me parece mucho más fácil hacer llorar que reír y por eso deberíamos valorar como se merece un libro que nos hace reír, o al menos sonreír o, en todo caso, pasar un buen rato. Como es éste. No os voy a decir que me he muerto de risa porque no es el caso. No me resulta especialmente fácil reír con un libro. Pero sí que he sonreído, en muchas ocasiones y, además, en alguna he soltado alguna risilla. Para mí, desde luego, es suficiente.

Me ha gustado mucho el tipo de humor del autor. A mí suele gustar más el humor fino y un tanto irónico que es directo y, por supuesto, que el chabacano. Por poner un ejemplo, prefiero a Gila que a los Morancos (que, francamente, creo que no me han hecho reír nunca). Por suerte, aquí me he encontrado el tipo de humor que me gusta. Como he comentado, el autor no recurre al típico gracejo andaluz (que, por cierto, me encanta), y es algo que podía esperarse dado el escenario en el que transcurre la acción. Estamos ante un humor con un toque importante de ironía, un humor sutil, nada directo, que a veces insinúa más que afirmar. Como siempre, un ejemplo vale más que mil palabras: en un determinado momento, el narrador pierde a su hermano de vista y dice: “Pero una vez más no localicé lo que buscaba. Y me empezaba a parecer que aquello estaba convirtiéndose en una costumbre. No podría asegurarlo al cien por cien, pero apostaría a que a Bono se le ocurrió escribir su I still haven’t found what I’m looking for en una fiesta similar”

En cuanto al estilo del autor, creo que es lo que más me ha sorprendido de la novela. Humor, estudiantes, fiestas, alcohol…, quizás me esperaba un libro escrito a la carrera, con una mínima complejidad, con un estilo narrativo facilón. Y me ha sorprendido encontrarme un estilo mucho más depurado de lo habitual en este tipo de libros. Un estilo que, sin llegar a ser complicado o rebuscado, es mucho más formal de lo habitual, con un vocabulario más escogido, una construcción sintáctica más formal y “elevada” de lo normal en este género. Os pongo algún ejemplo para que entendáis mejor lo que quiero decir:

“Oteé nuevamente el horizonte. Aunque sería mucho más adecuado decir que forcé mi vista para distinguír algo en la penumbra que me circuncidaba.”

Curiosamente, este estilo depurado y formal, con uso abundante de metáforas y de pensamientos reflexivos no corta el ritmo de la historia ni dificulta la lectura pues el libro resulta de muy sencilla lectura y las páginas pasan a buen ritmo.



Conclusión final

“El playboy” tiene la única finalidad de entretener y hacer pasar un buen rato al lector que busque, tan sólo, una lectura ágil y entretenida. Es un libro divertido que hace gala de un humor sútil, irónico e inteligente y que está escrito de una forma mucho más depurada de lo habitual en este género.

Además de en papel, podéis encontrarlo en digital, por tan sólo 1,31 euros siguiendo este enlace.


29 comentarios:

  1. Pues es eso, lo que dices. Un libro para pasar un rato agradable.

    ResponderEliminar
  2. Un libro de poco más de cien páginas y si te echas unas risas, pues apuntado queda. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues tiene buena pinta. A mi al final lo que me pasa es que tengo tantos para leer que me llenan más que éstos pues los de humor los voy demorando. Tengo por ahí algunos de Muñoz Gijón que creo que son de este corte y que tengo ganas de leer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Puede que me guste, porque soy de humor irónico. Además estoy totalmente de acuerdo contigo con eso de que es mucho más difícil hacer reír que hacer llorar.

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo pendiente , a ver si me animo :)

    ResponderEliminar
  6. A mi no me suelen hacer gracias estos libros, porque no soy de risas fáciles en cuestiones de humor...soy sosilla para esas cosas (aunque parezca lo contrario) este lo dejo pasar

    ResponderEliminar
  7. A mí no me interesó cuando lo vi. Me alegro de que te haya gustado.

    bsos!

    ResponderEliminar
  8. A pesar de tu reseña, no me convence, ya había leído alguna reseña más y acabo de pillarle el punto!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo ahora estoy con una novela de humor y me estoy riendo mucho. Besos

    ResponderEliminar
  10. Es cierto, a mí también me da esa impresión. A mí al menos la sonrisa entre lecturas reconozco que siempre me cuesta bastante, y teniéndolo en cuenta creo que el género humorístico sí que está un tanto menospreciado, por así decirlo, comparado con otros.

    La novela que hoy te traes pinta estupenda para pasar un buen rato, que además lo del ambiente universitario tampoco lo tengo tan lejano, leñe :P

    Besotes!

    ResponderEliminar
  11. Yo tb lo leí hace un tiempo y me parecido como a tí bueno para pasar un buen rato '' Un beso

    ResponderEliminar
  12. Pues a pesar de tu opinión y de que solemos coincidir en gustos, este es un libro que no me atrae nada
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Parece divertido, eso seguro, lo tendré presente; gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. A mí no es que no me gusten las novelas de humor, es que normalmente no me hacen gracia y consiguen justo el efecto contrario así que me acerco al género con cuentagotas. De hecho ésta la dejo pasar a pesar de tu buena opinión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Hola!
    Parece que el libro puede estar bien. Lo apunto. :)
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Parece divertido y entretenido; me lo llevo anotado, un abrazo

    ResponderEliminar
  17. No me llama nada.. no le veo la gracia x)
    un beesito

    ResponderEliminar
  18. La verdad que los libros de humor no me suelen llamar nada. En esta ocasión lo dejo pasar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Parece que no está mal, pero creo que pasaré

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. Como bien dices, es mucho más difícil hacer reir que llorar, y unas risas nunca vienen mal. Lo apunto.

    ResponderEliminar
  21. Este libro te ha gustado a tí más que a mi... Yo como andaluza, y sevillana para más inri, esperaba más de mi paisano. Pero bueno, me alegro que te haya gustado, como bien dices, es un libro entretenido para pasar un ratillo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. No termina de llamarme, que para esto del humor soy más bien sosita, lo reconozco.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  23. No terminan de llamarme las novelas con humor porque no las llego a disfrutar aunque a lo mejor es que no he encontrado ninguna que me haya llenado. Quizá si cae en mis manos le dé la oportunidad así que no la descarto. Un beso!

    ResponderEliminar
  24. Si asegura buenas risas seguro que lo termino leyendo porque tiene muy buena pinta! Un besazo.

    ResponderEliminar
  25. No es un tipo de lecturas que me atraiga en especial aunque de vez en cuando pasar un buen rato no viene nada mal. Besos

    ResponderEliminar
  26. Lectura perfecta para un ratito de desconexión. ¡Apuntada queda!

    ResponderEliminar
  27. Con el humor soy un poco especial, pero no me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario