martes, 18 de julio de 2017

“Más allá del invierno” - Isabel Allende


Soy fan de Isabel Allende desde que la descubrí, siendo adolescente, con la magnífica “La casa de los espíritus” (en mi opinión, su mejor novela). Desde entonces, he leído casi todas sus novelas y seguido su evolución pues nada tiene que ver lo que ha escrito últimamente (atreviéndose, incluso, con la novela de misterio) con aquel realismo mágico que la caracterizó al principio.

Así que en cuanto tuve entre mis manos su última novela, “Más allá del invierno”, me dispuse a leerla. Éstas son mis impresiones



Isabel Allende

Nació en Lima mientras su padre se desempeñaba como embajador de Chile en Perú. Sus padres se separaron en 1945, su madre retornaba a Chile con ella y sus dos hermanos donde vivió hasta 1953.

Entre 1953 y 1958, su familia residió sucesivamente en Bolivia y Beirut (Líbano). En Bolivia frecuentó una escuela estadounidense y en Beirut estudio en un colegio privado inglés. En 1958 retornó a Chile y se reencontró con Miguel Frías, con quien contrajo matrimonio en 1962.

Desde 1959 hasta 1965 trabajó en la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Santiago de Chile. En 1963 nació su hija Paula. Los años siguientes pasó largas temporadas en Europa, residiendo especialmente en Bruselas y Suiza. De retorno a Chile en 1966, nació su hijo Nicolás.

A partir de 1967 tomó parte en la redacción de la revista Paula, al tiempo que publicó artículos sobre diversos temas. Posteriormente realizó diversas colaboraciones para la revista infantil Mampato y publicó dos cuentos para niños La abuela Panchita y Lauchas y lauchones y una colección de artículos titulada Civilice a su troglodita; además trabajó en dos canales de televisión chilenos.

En 1973 estrenó su obra de teatro El embajador. Ese mismo año, se produjo el golpe de Estado encabezado por el general Pinochet, en el que murió su tío. En 1975 se autoexilió con su familia a Venezuela. Allí permaneció 13 años trabajando en el diario El Nacional de Caracas y en una escuela secundaria hasta 1982, y publicó su primera obra teatral La casa de los siete espejos (1975).

En 1981, teniendo su abuelo 99 años y estando el mismo a las puertas de la muerte, comenzó a escribirle una carta que se convirtió en un manuscrito. La casa de los espíritus (1982), su primera novela y, su obra más conocida. Ésta suscitó un gran interés y más tarde fue adaptada al cine (por Bille August) y al teatro.

En 1984, publicó De amor y de sombra, la que rápidamente se convirtió en otro gran éxito y que también fue llevada al cine. Los viajes constantes que emprendió promocionando sus libros hicieron que su matrimonio con Frías llegara a término. Divorciada de su marido, se casó con Willie Gordon el 7 de julio de 1988 en San Francisco.

En 1988, concurrió a votar en el plebiscito que hizo dimitir al General Pinochet. En 1990, con el retorno de la democracia en Chile, fue distinguida con el premio Gabriela Mistral por el presidente Patricio Aylwin. Tras la muerte de su hija Paula, Allende publicó el libro de memorias Paula (1994). Éste está escrito en forma de carta dirigida a su hija, cuando ésta se encontraba en coma en un hospital de Madrid. Son una memoria de sus años de niñez y de exilio. Paula murió de porfiria en 1992.

Actualmente reside en San Rafael (California). Ha sido distinguida en la Academia de Artes y Letras de Estados Unidos.


Datos técnicos

Título: “Más allá del invierno”

Autora: Isabel Allende

Fecha de publicación: junio de 2017

352 páginas

ISBN: 9788401019760

Editorial: Plaza y Janés

Presentación: Tapa dura con sobrecubierta


Precio: 22,90 en papel



Argumento

Isabel Allende parte de la célebre cita de Albert Camus -«en medio del invierno aprendí por fin que había en mí un verano invencible»- para urdir una trama que presenta la geografía humana de unos personajes propios de la América de hoy que se hallan «en el más profundo invierno de sus vidas»: una chilena, una joven guatemalteca ilegal y un maduro norteamericano. Los tres sobreviven a un terrible temporal de nieve que cae en pleno invierno sobre Nueva York y acaban aprendiendo que más allá del invierno hay sitio para el amor inesperado y para el verano invencible que siempre ofrece la vida cuando menos se espera.

Más allá del invierno es una de las historias más personales de Isabel Allende: una obra absolutamente actual que aborda la realidad de la emigración y la identidad de la América de hoy a través de unos personajes que encuentran la esperanza en el amor y en las segundas oportunidades.



Impresiones


“Más allá del invierno” narra la historia de tres personas, Richard, Lucía y Evelyn, a las que un hecho inaudito va a unir. Richard es un profesor universitario norteamericano. Lucía una madura chilena que ha sido contratada por la universidad de Richard para dar clases durante un semestre y que vive en un apartamento del bloque de edificios que posee éste. Evelyn es una joven guatemalteca inmigrante ilegal en Estados Unidos.

Un pequeño choque de coches, que no debería ir más allá de un parte al seguro, une a estas tres personas en medio de una tormenta del más crudo invierno que ha vivido la ciudad de Nueva York. Richard y Lucía deciden ayudar a la indefensa Evelyn y, con ello, cambiarán el rumbo de la vida de los tres.

Como he dicho al principio, a mí Isabel Allende me gusta desde su primera novela. Es cierto que ha evolucionado y que poco queda ya de ese realismo mágico que me conquistó en “La casa de los espíritus”. Isabel no le tiene miedo a ningún género y hace sus pinitos en todos ellos, incluido la novela juvenil de aventuras, la de misterio o, como en este caso, la de denuncia social. “Más allá del invierno” es una novela muy actual que trata de un tema candente: la inmigración ilegal. Ciertamente, se refiere a la inmigración que ella conoce: la de sudamericanos a Estados Unidos pero, aunque cambien los países de origen y las formas de burlar los controles fronterizos, muchos países sufren de ese problema y nosotros no somos una excepción, así que nos viene muy bien personalizar el tema. Las estadísticas no son más que números fríos que no dicen demasiado. Yo creo que estamos tan acostumbrados a oir en la televisión que una balsa con no-sé-cuántos subsaharianos ha arribado a las costas españolas y que x han muerto en el intento, que en cierta forma “nos resbala”. Por eso, está muy bien este tipo de libros que “personalizan” el problema, que nos cuentan los motivos de una persona para emigrar, la situación insoportable del país del que huye, la odisea que le supone llegar al país de destino…; así, podremos comprenderlos mucho mejor y, aunque sólo sea durante un tiempo, dejarán de ser números. Porque las historias que nos cuenta Isabel Allende en esta novela son de ficción, Richard, Lucía y Evelyn no existen realmente, pero sí existen personas similares y en situaciones similares o, probablemente, mucho peores

Desde este punto de vista, “Más allá del invierno” es la novela más crítica de Isabel Allende, la que contiene más denuncia social y surge, precisamente, en un momento en el que la política de Trump ha endurecido esta problemática. Pero no sólo toca el tema de la inmigración, también otros temas de los que ya ha hablado antes: el amor, la amistad, la ayuda al prójimo, la vida y la muerte, la enfermedad, la lucha, el conflicto político, la persecución ideológica… Temas todos que, en cierta manera, le ha tocado vivir a la propia autora porque todos sus libros -pienso yo- tienen un punto autobiográfico (en este caso, yo le he puesto su cara a Lucía, no sé si con acierto o no...)

La novela comienza en el presente y ocupará apenas unos pocos días de la vida de los tres protagonistas (más un epílogo final situado tres meses después en el que nos enteraremos de qué pasó con ellos). Pero, mediante flashbacks continuos, vamos a ir conociendo el pasado de los tres personajes. Pasados francamente duros porque los tres llevan su mochila a las espaldas: una mochila llena de culpas, de enfermedad, de persecución. Los tres han tenido vidas duras porque, incluso en el mejor de los casos, en aquél que parece ha podido tener una vida más regalada, hay un hecho terrible que pone los pelos de punta. Con Richard conocemos un poco la sociedad brasileña, con Lucía Chile y a los desaparecidos políticos y con Evelyn la durísima situación vivida en Guatemala. Me han gustado mucho las historias de los tres aunque quizás mi personaje preferido haya sido Evelyn por la ternura que me ha provocado esta chica.

Evelyn es una joven muy dulce que lo ha pasado muy mal pero que conserva un gran corazón. Lo que hace con un niño al que cuida es tremendo. Lucía es un terremoto: una chilena optimista y de gran corazón que toma las decisiones por el grupo. Richard es el hombre serio, el formal, el cumplidor de las normas que se va a dejar enredar por el ciclón que es Lucía. Si algo caracteriza a esta escritora es lo bien que caracteriza a sus personajes y lo bien que los trata (a pesar de lo mucho que les hace sufrir). Esta novela no es ninguna excepción: si Richard, Lucía y Evelyn no existen, realmente lo parece de lo bien caracterizados que están.

Isabel, a pesar del cambio de registro y de género, es reconocible en esta novela. Su forma dulce de narrar, con mucho cuidado y precisión pero con agilidad narrativa, hace que la novela, sin que pasen grandes cosas, te atrape en sus redes y no te suelte. Es una novela que he leído casi sin darme cuenta; pero la he disfrutado; mucho.



Conclusión final

Una vez más Isabel Allende me ha conquistado con esta novela hecha de tres historias. Una novela dura pero dulce, amarga pero con un toque de humor y mucho de optimismo, una novela en la que conviven temas universales como la vida y la muerte, el amor y la amistad pero que pone el énfasis en un tema tan act
ual como la inmigración ilegal. Y, además de todo esto, una novela sumamente entretenida que da gusto leer.

Podéis comprarla en Popular libros



28 comentarios:

  1. Hola!

    Yo lo intenté con El juego de Ripper (creo que se llama así) y no pude pasar de la página 20 así que he desistido con la autora.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No es de lo mejor de Allende pero da gusto leerla. Buena reseña.

    ResponderEliminar
  3. Ay qué reseña más bonita!!! No sabía si leerla y como ya te dije, creo que lo haré en audiolibro, pero quiero acercarme a esta historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mí también me ha gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. A mí también me ha gustado, aunque no tanto como otros libros suyos
    Besos

    ResponderEliminar
  6. A mí la autora no me convence. Leí el anterior, El amante japonés, y no me entusiasmó. Así que de momento no me animo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. Pues después de leerte no lo descarto y si me quito pendientes no me importaría leerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ay pues quizás lo lea... Me ha llamado la atención.
    Además, me quiero poner con la autora ya de ya
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  9. Hola preciosa!
    La verdad que no era una de mis escritoras favoritas, pero desde que leí Los juegos del ripper me gusto mucho su cambio de registro, así que este lo tengo pendiente, espero que me enganche como a ti.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. Hace años que no leo nada de esta autora. Me gusta lo que nos cuentas de esta novela. La leería, aunque sin prisas para hacerme con ella. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me está gustando bastante. Es mi lectura actual y ya llevo más de la mitad leída. A pesar de eso, no he querido pasar de puntillas por tu reseña como otras veces hago cuando no he terminado una historia. Me ha gustado bastante. Bss desde locura de lectura

    ResponderEliminar
  12. No soy una gran entusiasta de esta escritora aunque lo que he leído de ella me ha gustado. Ahora llevo bastante sin acercarme a ella y puede que este sea el momento. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Yo de Isabel he leído una trilogía juvenil y "El amante japonés" pero no he vuelto a ella y tengo ganas. Así que no me importaría leer esta nueva historia, también para acércanos más a la situación que viven los inmigrantes.

    Tienes razón y los sentimientos que nos genera el ver eso en la televisión día tras día, no duran más que lo que dura su noticia. Así que sería perfecto comprender más su situación y también entender más a mis abuelos, que en su día también fueron inmigrantes.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Es una autora de la que leí todo, pero sus últimos libros me han convencido menos. Si viene a la biblioteca probablemente lo lea, el tema es muy interesante.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Dejé pasar esta novela y creo que me está pesando. He leído casi todo lo que esta autora ha publicado y pocas de sus novelas me defraudaron. Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Laky,
    Cómo ya te comenté no he leído nada de Isabel Allende. Sólo he visto una película basado en su libro La casa de los espíritus y poco más. Parece que se trata de una autora bastante prolífica ya que son unos cuantos los títulos que aúna su obra. Me va perfecto para cumplir uno de los puntos del reto de Librópatas, así que será una de las autoras que leeré próximamente... ;)

    ResponderEliminar
  17. Si cae en mis manos lo leeré pero no iré a buscarlo. Un beso

    ResponderEliminar
  18. A mí también me encanta Isabel Allende y leí mucho de ella, aunque de lo último me faltan algunas novelas que otras. Todos los 8 de enero me acuerdo de ella, ya que ese día tiene que empezar una novela sí o sí. Además es el cumple de un familiar muy querido para mí. Y, bueno, mi madre se llama Isabel también y le encanta. En fin, que me unen muchas cosas con ella.

    ResponderEliminar
  19. Pues encantada con tu opinión,ya sabes que me lo regalaron el otro día,no tardaré en leerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Ahí ando yo con ella así que ya te contaré pero estoy contigo en eso de que es bueno que nos cuenten ese punto de vista que lleva a la gente a realizar ciertas andanzas.

    ResponderEliminar
  21. Una autora que me encantaba. A mi también me enganchó con La casa de los espíritus, Paula me gustó y mira que es duro...pero con el juego de Ripper me desencanté. Quizás le dé una oportunidad después de leer tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
  22. He leído bastantes libros de Isabel Allende, así que esta novedad o cualquiera de los que tengo pendientes acabarán siendo futuras lecturas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hace tiempo me saturé de la autora y no he vuelto a leer nada de ella y tampoco me pica mucho la curiosidad con este
    Besos

    ResponderEliminar
  24. No miro que lo estoy acabando. De momento me está gustando mucho. Besos

    ResponderEliminar
  25. No me importaría nada volver a leer a la autora. Leí hace años tantos libros seguidos de ella que me saturé, pero ya es hora que vuelva a leerla.

    Bs.

    ResponderEliminar
  26. ¡Hola guapa! Yo no he llegado a leer a Isabel Allende y ha sido por una experiencia de mi adolescencia. Tenía una amiga que se leyó La casa de los espíritus, y no dudo que sea un libro buenísimo, pero me hartó tanto de hablarme de él, que le cogí manía a la autora. Desde entonces no le he seguido la carrera y estoy segura de que me estoy perdiendo mucho, pero no me gusta nada cuando me viene ese recuerdo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  27. Leeré esta novela y espero reencontrar algo de la Allende de los primeros tiempos que hace mucho que añoro recuperar. Desde Retrato en sepia y a excepción de La suma de los días, sigo esperándolo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario