martes, 18 de noviembre de 2014

"La marca de la luna" - Amelia Noguera

Tras lo mucho que me gustó el mes pasado “La pintora de estrellas”, estaba deseando ponerme con la nueva novela de Amelia Noguera –la primera que ha publicado en papel- que, además, tanto por la sinopsis y los temas que trataba como por las reseñas que había leído, pensaba que era de mi estilo y estaba segura de que no me iba a decepcionar. Y así ha sido: os adelanto que me ha encantado
Éstas son mis impresiones.

Amelia Noguera

Así se define ella en su propia página web “Inquieta, perfeccionista, sincera, crítica, tímida, soñadora, pertinaz. Mis novelas son yo misma y no pienso abandonarlas, a pesar del mercado, a pesar de las crisis. Hay que seguir creyendo en lo que te hace ser mejor, hasta el final. A pesar de. Y para todo lo demás, escribo, escribo y escribo. Y leo, leo y leo. Y cuando deje de querer aprender, habré muerto.
Mis novelas publicadas hasta ahora:
.- "Escrita en tu nombre",
.- "La pintora de estrellas"
.-"Prométeme que serás feliz".
.- “La marca de la luna”
Podéis saber más de ella, de su obra y de su forma de escribir en su blog Platero y ellos

Datos técnicos

Título: “La marca de la luna”
Autora: Amalia Noguera
Edición: Roca editorial
Edición: rústica, con solapas
Publicado en septiembre de 2014
ISBN: 9788499187617
Páginas: 504
Precio: 18,90 euros

Argumento

Un viaje que te llevará a Jaipur, Praga y Sevilla. Una mujer que cambiará para siempre la historia de su familia. Una emocionante historia de amor, magia, pasión y valentía.
En una aldea de la India, la madre de Lila fallece al traerla al mundo. Su abuela Asha se hace cargo de ella y le evita así su cruel suerte: morir por no ser varón. Pero la vieja Neeja, cegada por el odio ancestral de quienes viven en la oscuridad, la maldice: cualquier hombre al que Lila comience a amar morirá. Asha intenta contrarrestar la maldición de su consuegra: la esperanza vendrá de la mano de un extranjero.
La pequeña, con la marca de la luna en el vientre, crecerá aprendiendo los secretos de la magia hasta que, huyendo de la maldición, emprenderá un periplo que la conducirá a Checoslovaquia. Allí, su destino se verá ligado al de algunos de los protagonistas de la Historia reciente de Europa como fueron los integrantes de la Legación española en Praga, centro neurálgico desde donde se movían los hilos de las Diplomacias republicana y rebelde durante la Guerra Civil.
En una insólita combinación de realismo mágico, novela histórica y thriller, esta novela con una trepidante trama encaja con precisión en los acontecimientos históricos del primer tercio del siglo XX.

Impresiones

Antes de nada, quiero felicitar a Amelia porque, por fin, tras un arduo trabajo, ha conseguido ver realizado su sueño de publicar sus novelas con editoriales convencionales. Ésta ha sido la primera en publicarse pero durante el 2015 verá publicadas otras tres de sus novelas. Lo que demuestra que quien la sigue la consigue y que el trabajo bien hecho al final se ve reconocido. Reconocido por las editoriales porque los lectores ya se lo sabíamos hace tiempo, pues Amelia nos ha conquistado novela tras novela.
Jaipur
Como he comentado al principio, “La marca de la luna” me ha gustado muchísimo. Me ha parecido que cuenta una historia preciosa y, como siempre en el caso de esta escritora, lo hace de una manera deliciosa.
La novela comienza a principios del siglo XX (año 1920 más concretamente) en Jaipur, la India. Una mujer muere al dar a luz a su bebé. Éste es una niña, a la que pondrán de nombre Lila. Una niña que debería morir –ése era el triste destino de muchas niñas en la India- pero a la que su abuela Asha salva consiguiendo que la dejen llevársela a vivir con ella. Lila es una niña muy especial; también lo es su abuela y lo era su madre: todas tienen una pequeña marca en su cuerpo con forma de media luna; eso las identifica como brujas. Todas ellas son brujas buenas, que sólo pueden utilizar su magia para hacer el bien a los demás, no para conseguir beneficios para ella misma pues, en ese caso, serán severamente castigadas.
La infancia de Lila junto a su abuela Asha será muy feliz. Ella le enseñará el uso de hierbas y los rudimentos de su magia. Mientras es niña, Lila será como cualquier niña. Jugará con su amigo con el que desea casarse en un futuro y tendrá la oportunidad de conocer a una niña checoslovaca que le abrirá las puertas de su familia.
Pero todo cambia de repente y su tranquila y feliz vida acabará para siempre. La muerte de sus seres queridos la llevará a adoptar una identidad distinta y a viajar con su nueva familia a Praga primero y a Madrid después. Pero allí las cosas tampoco serán fáciles pues la situación política es un auténtico polvorín. En España ha estallado la guerra civil y en toda Europa soplan también aires guerreros.
Una historia que, como veis, transcurre en diferentes escenarios: la India, Checoslovaquia, España, durante la primera mitad del siglo XX.
Comienza en la India, un escenario exótico desde el punto de vista occidental. Esta parte me ha encantado. Ver la situación de la mujer allí, el poco valor que se daba a su vida, me ha horrorizado tremendamente. Cuando estaba leyendo esta parte me preguntaba seriamente si Amelia no habría pasado una larga temporada allí porque lo cierto es que cuando lees sus palabras da la impresión de que sabe de lo que habla; parece como si hubiera visto con sus propios ojos la vida del pueblo, sus costumbres, sus creencias. Es evidente que Amelia se ha documentado profusamente sobre la zona y la época y lo mejor es que no nos abruma con datos sino que nos traslada a ese contexto histórico y social sin que nos demos cuenta.
Cuando la novela cambia de tercio y se traslada a Checoslovaquia he de reconocer que al principio me dio pena. Me estaba gustando tanto la parte que transcurre en la India que tenía miedo de que el cambio de escenario fuera a peor. Al fin y al cabo novelas situadas en Europa central en los años anteriores y posteriores a la Segunda Guerra Mundial, así como en la propia guerra hay muchísimos. No obstante, mis miedos eran totalmente infundados porque la novela no pierde fuerza y la parte europea es, aunque de otra manera, tan interesante como la parte india.
Ya comentaba en mi reseña de “La pintora de estrellas” que siempre me sorprende como, aunque hay cientos o miles de novelas sobre la famosa guerra, la mayoría de los escritores son capaces de dar una vuelta de tuerca al asunto, de contarlo desde una perspectiva nueva y original. Así lo hacía Amelia en la anterior novela y vuelve a hacerlo en ésta. Si en “La pintora de estrellas” Amelia se fijaba en un caso muy concreto – el robo, expolio y destrucción por parte de los nazis de obras de arte- en esta novela pone el acento sobre un asunto no menos concreto: la situación de las embajadas españolas en el extranjero. La mayoría de los embajadores se pusieron de parte de Franco pero algunos permanecieron fieles a la República, en una situación lamentable pues les retiraron su apoyo. Así, entre la situación tensa con su propio país y la situación de guerra que se vivía en el país en el que estaban destinados, muchos embajadores y su personal tuvieron que lidiar con una situación sumamente desfavorable.
Uno de los puntos fuertes de Amelia es la caracterización de los personajes que protagonizan sus novelas y la elección de unos personajes femeninos fuertes e inolvidables. En este caso es así: Lila es un personaje que llega y cala hondo. La conocemos desde niña y nos conquistará con su magia. Es un personaje perfectamente desarrollado, como lo son –aunque en menor medida- los que aparecen a su alrededor.
A esa conexión con el personaje de Lila contribuye la narración en primera persona. A mí es un recurso estilístico que me gusta porque me permite conectar en mayor medida con el protagonista, meterme en su mente y en su corazón. Aquí también me ha gustado aunque he de reconocer que, en unos casos muy concretos, me ha chirríado algo. Me refiero a escenas en las que se narran los pensamientos y sentimientos de terceras personas –por ejemplo, Armando-. Por muy brujita que sea Lila, es difícil que alguien se meta en la mente y el corazón de una persona para narrar, en primera persona, lo que aquélla piensa o siente. Considero que para algunas escenas concretas hubiera sido mejor que la narración estuviera a cargo de un narrador omnisciente, que esto las dotaría de mayor verosimilitud. Es éste, sin embargo, un “pero” muy pequeño que no ha empañado para nada mi apreciación general de la novela que, como veréis, me ha entusiasmado.
Como he comentado en ocasiones anteriores, Amelia es una escritora comprometida socialmente. Eso se ve en sus novelas y en las redes sociales. Si en “Prométeme que serás delfín” cargaba las tintas sobre los recortes en educación y sanidad y nos acercaba una terrible enfermedad llamada TDHA, en “La pintora de estrellas” habla de los malos tratos. En “La marca de la luna” habla de la pésima situación de las mujeres en determinadas culturas, en este caso la India.
Es “La marca de la luna” una novela difícil de encuadrar en un género; probablemente porque bebe de varios. Es una novela histórica: situada en la primera mitad del siglo XIX nos habla de la situación en la India, Checoslovaquia y España, centrándose en los diplomáticos en misiones en el extranjero y en las dos guerras que transcurrieron durante el período que comprende la novela: la civil española y la Segunda Guerra Mundial. Como en otras ocasiones, sin agobiar con datos y datos al lector, Amelia hace gala de una intensa y exhaustiva documentación y sabe trasladar al lector la situación histórica desde el punto de vista de las personas, normales, del pueblo, que la vivieron.
Añadir leyenda
Es también una novela de amor, de amistad y de familia, pues todos esos aspectos se tocan ampliamente.
También hay, sobre todo en la parte final, un toque de thriller
Finalmente, hay un toque de magia. Realismo mágico que lo llaman. Aunque soy más aficionada a la novela realista que a la fantástica, el toque mágico es tan correcto y adecuado, tan bien engarzado en la historia, que parece hasta real. Me ha gustado mucho como la magia blanca de Lila –que es, quizás más intuición y sexto sentido que verdadera magia- se ha tratado. Tanto en la parte que transcurre en la India donde, en principio, pudiera parecer más adecuada, como en la parte europea: en esta zona las creencias de Lila no son compartidas, sin embargo, Lila ha sabido evolucionar de tal manera que se ha adaptado y las ha adaptado a la filosofía occidental. Es lo bueno de esta novela, que todas las piezas están bien engarzadas, de tal manera que aún cambiando de historias, de personajes y de escenarios, todo forma parte de un conjunto bien organizado, donde todo queda ensamblado en el lugar que le corresponde.
Es, como “La pintora de estrellas”, un libro que, al tocar diferentes géneros, puede interesar y gustar a muchos tipos de lectores pues, muy probablemente, cada uno encontrará en él una parte que le llegue más, que le interese sobre las demás.
El estilo de Amelia, ya lo he dicho en otras ocasiones, me encanta. “La marca de la luna” es una novela compleja, con bastantes personajes e historias, diferentes escenarios, que le ha tenido que llevar a la autora un importante trabajo de documentación, Una trama bien pensada y bien desarrollada, que no pierde ritmo ni interés en ningún momento. Una novela en la que, una vez más, Amelia nos muestra su buen hacer, la meticulosidad con la que escribe, la delicadeza y sensibilidad con la que habla de cualquier tema –sobre todo de los más comprometidos-. Siempre es un placer leerla y esta novela no es una excepción.

Conclusión final

Si habéis leído toda la reseña, creo que no hace falta decir que, una vez más, Amelia me ha conquistado con una novela preciosa, una trama compleja y bien llevada, unos personajes muy bien construidos –entre los que destaca una protagonista inolvidable-. Una novela histórica y de amor, con un punto de thriller y otro de magia, que nos traslada a la primera mitad del siglo XX a diferentes escenarios.
Muy recomendable

Podéis comprarla en Popular libros


38 comentarios:

  1. Tengo a la espera La pintora de estrellas, aunque esta también me llama mucho, besotes y gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que esta novela tiene un poco de todoy perfectamente hilado. También me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  3. Apuntada queda. Acabo de estrenarme con la autora con La pintora de estrelas que me ha gustado mucho así que leeré también ésta. NO sé cuando pero la leeré seguro.

    Bs.

    ResponderEliminar
  4. También a mi me ha encantado esta novela, aunque he de reconocer que me gustó algo más La pintora de estrellas. Tiene su por qué: la India no me atrae nada, aunque me conste que es una parte que está tan bien escrita que enganchará a muchísimos lectores

    ResponderEliminar
  5. Me apetece mucho leerla, sabes que La pintora de estrellas me encantó, como historia y por la manera de escribir de Amelia
    Así que la leeré pronto...
    besos

    ResponderEliminar
  6. Ya le tengo ganas a esta autora.
    Un beso :D

    ResponderEliminar
  7. Todo lo que he leido de Amelia me ha gustado mucho. Tengo este libro desde que salió pero todavía no lo he podido leer. A ver si lo leo pronto, que después de leer tu reseña me han entrado más ganas ... Un besote

    ResponderEliminar
  8. La he terminado hace unos días y también me ha gustado mucho, la parte que transcurre en La India como te puedes imaginar me ha encantado :)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me gustó "La pintora de estrellas", así que seguramente leeré "La marca de la luna".
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Cada vez tengo más ganas de leer a esta autora a ver si en 2015 le hago un hueco. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Guau!! Veo que tiene de todo esta novela, y ademas me llama por todo lo que cuentas sobre ella, aunque quería leer primero "La pintora de estrellas" igual leo antes este ;)
    Bicos!

    ResponderEliminar
  12. Aún no me he estrenado con esta autora. Besos

    ResponderEliminar
  13. Me la apunto ( igual se convierte en autoregalo navideño...), pues estoy leyendo en las ultimas semanas muy buenas referencias de esta autora y de las novelas que ha escrito.

    Gracias por la reseña y por dar a conocer a esta autora, de la que hasta hace bien poco desconocía de su existencia.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Lo tengo apuntadísimo ya, a ver sin consigo hacerle hueco. Besotes.

    ResponderEliminar
  15. :-) Habrá que seguir leyendo a Amelia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. De Amelia Noguera solo he leído "Escrita en tu nombre" y allí ya me quedó clarísimo que se trataba de una muy buena escritora que llegará a ser grande (ya verás, ya). Es una autora de carácter y eso siempre es un valor añadido en sus novelas, tengo ganas de repetir con ella. Bss

    ResponderEliminar
  17. Me alegra que te gustara tanto, la tengo en espera y espero disfrutarla tanto como tú; gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Pues aún no he leído nada de Amelia y eso que tengo La pintora de estrellas en casa desde hace un montón de tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me apetece un montón leerla. Tengo buen recuerdo de la novela que leí de Amelia y después de vuestras opiniones no me cabe duda que voy a disfrutar. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Me tenéis loquita con esta autora. No tengo todavía nada suyo pero creo que empezaré por "La pintora de estrellas" y si me gusta como creo, este vendrá detrás.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. No he leído nada de la autora (aún), pero todo lo que tenga que ver con la India me encanta y además de ello (coincidiendo con mi entrada del otro día), tuve la oportunidad de viajar a Praga y volví enamorada de esa ciudad, así que con eso me basta para apuntarla, jejeje.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. No me hacía al estilo de La pintora de las estrellas, así que de momento no sigo con esta escritora. Besos

    ResponderEliminar
  23. Tomo nota por si me lo encuentro darle una oportunidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. La forma de escribir de Amelia es una gozada, desde luego. No me extraña que enganche...

    ResponderEliminar
  25. Estuve en la presentación y los que la habían leído hablaban mucho de lo bien documentada que estaba. También había alguno a quien no le convencía ese detalle que comentas de la primera persona. Yo aún no lo he leído, pero lo haré, a ver qué tal. Hace poco estuve en Praga y también tengo ganas de ver cómo está recreada la ciudad.
    Besos!

    ResponderEliminar
  26. A ver si me hago con él porque le tengo unas ganas...
    Besos

    ResponderEliminar
  27. No he leido nada de la autora pero ganas no me faltan, desde luego.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  28. Un libro que tengo que leer sí o sí. Me alegra muchísimo que lo hayas disfrutado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  29. Tengo pendiente leer a esta autora desde hace mil! U.U

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. Tengo ganas de leer este libro, me encantó La pintora de estrellas

    ResponderEliminar
  31. Con muchas ganas de tenerlo en mis manos... Besitosss

    ResponderEliminar
  32. Parece que Amelia pisa con fuerza y seguridad. A mi me gustó lo que leí de ella, aquel libro viajero me sorprendió mucho, así que no me importaría leer este. Besos.

    ResponderEliminar
  33. Suena a que es una historia espléndida, con esos marcos geográficos e históricos tan intensos. A mí también me encanta el recurso de la primera persona como narrador. Se vive más! ;-)
    Besotes exóticos.

    ResponderEliminar
  34. A mí también me ha gustado muchísimo, en especial la parte de La India.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  35. Me la compré y ahora espera su turno. Por eso, paso de puntillas por tu reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  36. Por la reseña parece que merece mucho la pena! Había oído hablar de la autora y creo que la probaré ;)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario