martes, 5 de enero de 2016

“EL estrecho del lobo” - Olivier Truc


Creo que fue hace algo más de un año que leí “El último lapón” de Olivier Truc;  una novela negra venida directamente desde Laponia envuelta en frío y oscuridad.
Hace unas semanas leí la segunda entrega de esta serie. Una novela que me ha llevado al mismo lugar pero, en este caso, me ha envuelto en luz.

Éstas son mis impresiones


Olivier Truc


Olivier Truc (Dax, Francia, 1964) es un periodista de extensa trayectoria.

Afincado en Estocolmo desde 1994, ha trabajado para distintos medios, entre ellos el periódico Libération. En la actualidad, es corresponsal de Le Monde y del semanario Le Point para los Países Bálticos.

Sus artículos abarcan temas políticos, económicos y realidades sociales como la situación de la inmigración o los refugiados.

Es autor de varios documentales para la televisión. En ellos ha reflejado la realidad de los pescadores del Mar del Norte (La última inmersión), las historias de niños de padre alemán nacidos durante la Segunda Guerra Mundial y el neonazismo en Suecia.

Su último trabajo documental retrata al grupo especial de policías noruegos que patrullan las tierras del norte.


Datos técnicos

Título : “EL estrecho del lobo”
Autor: Olivier Truc
Traductor: Joan Riambau Möller
Editorial: Destino
Colección: Áncora & Delfin
Formato: tapa blanda con solapas
Fecha de publicación: octubre de 2015
480 páginas
ISBN: 978-84-233-4993-7
Precio: 19,00 la edición en papel / 12,99 euros el ebook



Argumento

En un pequeño pueblo del extremo norte de Laponia, la muerte de un criador de renos en plena transhumancia desentierra una serie de oscuros intereses petroleros que cambiarán, para siempre, el destino de sus habitantes. 
Klemet Nango y Nina Nansen se harán cargo de una investigación que se convierte en un acontecimiento mediático cuando el alcalde del pueblo es encontrado muerto en un emplazamiento sagrado para la minoría étnica local de los sami. 
Venganzas, intereses económicos, disputas raciales centenarias y un ritmo vertiginoso se dan la mano en un thriller que recorre los recónditos parajes del Círculo Polar Ártico.


Impresiones

Estamos en un pequeño pueblo del norte de Laponia. Es la época de la transhumancia de los renos; un hecho natural que ocasiona bastantes problemas por cuanto que algunos de ellos suelen entrar en el pueblo, arruinando los jardines de los habitantes y causándoles molestias varias. Y es que hay muchos intereses en juego en esta zona aparentemente tranquila: los intereses de los pastores en seguir con sus costumbres ancestrales, las de los políticos y algunos magnates con intereses petrolíferos en la zona… Los sami, pueblo antiguo que aún vive, aunque muy mermado en algunas zonas de Laponia pertenecientes a varios países, están en medio de todo y son la parte más débil

Cuando algunos renos están cruzando el río algo pasa y un pastor muere. ¿Se han asustado los renos por algo? ¿Alguien los ha asustado? Klemet Nango y Nina Hansen, investigadores de los renos, comienzan una investigación que se complicará cuando el alcalde del pueblo también aparece muerto. Aunque no es asunto de su competencia sino de la policía local, ambas investigaciones se van a entremezclar inexorablemente.

La anterior novela me dio mucho frío. El autor describe tan bien los lugares en los que transcurre la acción que no puede evitar trasladarte con la imaginación a ese paraíso nevado. Si la primera novela comenzaba con el primer día en el que, tras cuarenta de noche continua, el sol se atrevía a salir tímidamente, en ésta ocurre exactamente lo contrario: la mayor parte del día es de día (valga la redundancia) y sólo unas cuatro noches diarias son de oscuridad. Si lo anterior me pareció horrible e insoportable, esto me parece incluso más. Yo que no puedo dormir si no hay oscuridad absoluta, no sé cómo se puede soportar algo así durante meses. Los biorritmos tienen que cambiar totalmente y costará muchísimo acostumbrarse. De hecho, creo que tiene que ser gente que ha nacido allí y que lo ha vivido desde pequeña, dudo que yo pudiera acostumbrarme a vivir en unas condiciones solares tan extremas.

El mayor acierto de esta novela es, a mi entender, trasladarnos, con la imaginación, a ese inhóspito lugar de la tierra. La novela transcurre en Hammerfest, la ciudad más al norte de Noruega. Las descripciones de paisajes, de la zona, de las gentes y de los modos de vida de éstas, son exquisitos, de tal manera que podemos sentirnos un poco allí. Ya conocí en la otra novela la forma de vida de los sami y el modo en el que están discriminados por sus vecinos (desgraciadamente, también sufren el racismo) pero me ha gustado mucho profundizar un poco más en su vida y costumbres ya que me parecen un pueblo muy curioso ya que hunde sus raíces siglos atrás y, a pesar del progreso, creo que más o menos han conseguido seguir conservando gran parte de su esencia. Quedan muy pocos samis, algo así como 80.000 y viven desperdigados en una gran extensión de terreno (que abarca varios países). Conservan algunas de sus costumbres ancestrales y muchos se dedican a la ganadería. Pero el lugar que la historia les ha ido dejando es cada vez más limitado (se les ha intentado absorber y “convertir”, aunque siempre hay movimientos que reclaman respeto a sus costumbres y su idiosincrasia.

C
Trineos sami
omo viene siendo habitual en la novela negra nórdica –y, cada vez más, en la novela negra a secas- ésta tiene un importante componente de denuncia social. El autor, además de subrayar por segunda vez, la situación de los samis y reclamar respeto por su esencia, se mete también en temas ecológicos y denuncia la situación de algunas compañías petrolíferas que tienen sus miras puestas en el mar del Norte, no parando en medios para conseguir extraer petróleo de esa zona. Efectivamente, parece que en Hammerfest hay bastantes explotaciones de gas natural y petróleo pero para quienes las explotan nunca hay suficientes y quieren ampliarlas por muchas zonas del mar del Norte. Es una zona muy rica en esos recursos y ya sabemos que dan mucho dinero y que muchas personas harían cualquier cosa por él, aunque sea cargarse el medio ambiente, cuanto menos apropiarse de las tierras de los ganaderos samis y dejando a los renos cada vez con menos pastos (con el peligro de que entren en las poblaciones)

Me ha resultado muy interesante el tema de los buzos. Muchas de las extractoras de petróleo se encuentran en el mar y, cuando se estropeaban, se tenían que reparar por medio de buzos. Ahora está muy reglamentado la profundidad, tiempo, etc que los buzos pueden sumergirse sin poner en peligro su seguridad pero en los años setenta no era del todo así y por ese afán de conseguir más y más dinero, había empresas que los explotaban; algunos buzos murieron, otros sobrevivieron pero con secuelas que se han ido agravando con al edad.

En la anterior novela me enteré de la existencia de esa policía especial llamada policía de los renos, la cual se creó tras la segunda guerra mundial para luchar contra los robos de renos. Es una policía con jurisdicción transnacional pues se mueve por toda Laponia, región que ocupa territorio sueco, noruego, finlandés y ruso. Aunque los dos protagonistas de esta novela, policía de los renos ambos, una vez más, van a ocuparse más que de los renos pues al final lo que acaban investigando son muertes de personas. No sé hasta qué punto se admitirá esta injerencia en la labor de la policía tradicional; si ambas policías colaboran o es una licencia que se permite el autor (dudo que la policía normal permita que la policía de los renos meta las narices en sus asuntos por muy policías que sean también)

"El estrecho del lobo”, como “El último lapón” es una novela negra bastante distinta a las novelas negras que suelo leer. El lugar en el que está situado es extremadamente importante, pues no podría ocurrir en ningún otro (imposible situar una historia como la que el libro narra en cualquier otro lugar del mundo). Así como muchas novelas negras, cambiando los nombres de los personajes y de las calles, podrían ocurrir lo mismo en Nueva York que en Madrid, ésta está tan unida al paisaje que sólo puede ocurrir allí. Por otro lado, si bien la denuncia social es bastante habitual en la novela negra nórdica –y de otros lugares- en este caso está aún más acentuada. Finalmente, la novela tiene un ritmo un poco más lento de lo habitual en el género. No es que sea excesivamente lenta, se lee bien y de forma amena y entretenida, pero no es de esas novelas que se pegan a las manos, sino que requiere su tiempo y una lectura atenta.



Conclusión final

“El estrecho del lobo” es una novela negra, con una fuerte carga de denuncia social en la que, averiguar quiénes son los culpables, casi es lo de menos. Lo de más es el paseo que nos da por esas tierras tan frías e inhóspitas y el acercamiento a la cultura sami, a la situación de  este pueblo ancestral y a las explotaciones de petróleo y gas natural en el mar del Norte

Una novela entretenida para leer sin prisas

Podéis comprarla en Popular libros


19 comentarios:

  1. No me termina de convencer este libro, así que lo voy a dejar pasar. Gracias, guapa. Besos

    ResponderEliminar
  2. A mi me llama la atención esta historia pero no he leído el anterior y soy de ir en orden. Eso me frena un poco. No obstante, apuntado lo tengo.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tengo aún que leer la anterior y luego ya veré si sigo con esta
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Lo cierto es que no me atrae mucho...
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  5. No las conocía ni está ni su antecesora. Me han llamado la atención.

    ResponderEliminar
  6. Lo vi en la librería de mi barrio pero no me llamó mucho y viendo tu reseña, no es de las que cogería de primeras. Un beso! :)

    ResponderEliminar
  7. Leí El último lapón y me gustó. Esta la tengo en mi eterna lista de pendientes, vamos a ver cuándo me pongo con ella... Besos

    ResponderEliminar
  8. No me llama demasiado la verdad. Tengo muchos pendientes que pasarían antes.
    Buena reseña ;)

    ResponderEliminar
  9. Con este no creo que me anime :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Hola! La verdad es que no termina de llamarme así que lo dejaré pasar.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Leí la novela anterior del autor en mis noches de insomnio de madre muy reciente y creo que por eso me dejó una sensación tan rara... xD
    No sé si me animaría a repetir.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me apetecía leerlo hasta que fui leyendo reseñas y me he desinflado un poco, la verdad =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Creo que no, no te veo entusiasmada ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  14. No creo que me gustara demasiado
    éste no me lo llevo
    un beesito

    ResponderEliminar
  15. No sé si me gustaría, pero para estos días de invierno parece muy adecuada. Besos

    ResponderEliminar
  16. A mí me llama la ambientación. Pero primero tendré que leer "El último lapón", jaja. A ver si me convence más que a ti.
    besos

    ResponderEliminar
  17. Leí el anterior y me gustó mucho, así que le tengo ganas a este
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Hay que ser exigentes y selectivos, así que esta vez la dejo pasar. Prefiero anotar esas novelas de las que hablas con mil elogios.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  19. Estas lecturas vienen muy bien para el verano no? Con tanto frío como parece que se desprende de las historias del autor da la sensación de que van a calmar los rigores del verano sevillano jeje. Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario