martes, 2 de diciembre de 2014

"Los fresones rojos" - Esteban Navarro

Hace tiempo que quería leer algo de Esteban Navarro. Es un autor al que se le ve muy frecuentemente por Facebook y Twitter de tal manera que, aún no habiendo leído ninguno de sus libros, lo sientes ya como un viejo conocido. Además, el género al que se dedica –la novela policíaca-, ya sabéis que es uno de mis preferidos. Era cuestión de encontrar el momento de hacerle un hueco a algunas de sus novelas, pues tenía varias en el kindle. Aunque, finalmente, me he estrenado con una en papel: ésta que publicó hace un par de meses Ediciones B en su colección de bolsillo
Éstas son mis impresiones.

Esteban Navarro

Esteban Navarro Soriano nace en Moratalla (Murcia) en el año 1965.
En la actualidad vive en Huesca, lugar al que se siente muy vinculado. 
Ha sido el organizador de dos primeras ediciones del concurso literario Policía y Cultura a nivel nacional y ha escrito numerosos artículos de prensa.
En su currículum se encuentran numerosos premios literarios de relato corto.
También ha recibido el I Premio de novela corta Katharsis por la novela 'El Reactor de Bering' y el I Premio del Certamen de Novela San Bartolomé - José Saramago, con la obra 'El buen padre'.
Su novela 'La casa de enfrente' se situó en los primeros puestos de las listas de más vendidos de Amazon desde su publicación.
Ha escrito:

.- Los crímenes del abecedario, 
.- La noche de los peones, 
.- La casa de enfrente, 
.- Los fresones rojos.
.- El buen padre
.- Diez días de julio
.- Los ojos del escritor
Podéis saber más cosas de él y su obra en su página web

Datos técnicos

Título: “Los fresones rojos”
Editorial: Ediciones B
Edición: de bolsillo
Páginas: 288
ISBN: 978-84-9872-979-5
Año: 2013
Precio: 8 €


Argumento

Otra trepidante aventura del policía Moisés Guzmán, protagonista de la novela 'El buen padre'.
El policía nacional Moisés Guzmán, destinado en la Oficina de Denuncias de la Comisaría de Huesca, es contratado por un misterioso médico de Zaragoza para que averigüe un crimen cometido en Barcelona trece años atrás. En el año 1996 fueron cruelmente asesinados un matrimonio de oncólogos de la ciudad Condal en su piso de la calle Verdi. El crimen no se investigó al coincidir el traspaso de competencias entre la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra. Ahora, el médico de Zaragoza, amigo del matrimonio asesinado, contrata los servicios de un veterano policía para que investigue sobre lo que ocurrió entonces y halle el paradero de la hija del matrimonio, que cuando desapareció contaba tres años, ya que el médico está convencido de que vive en la actualidad y ha cumplido los dieciséis años.

Moisés Guzmán acepta el reto y solicita una excedencia en la policía y se desplaza hasta Barcelona a investigar el crimen. Allí descubre que no es el primer detective contratado, sino que antes hubo tres más y que todos fueron asesinados cincuenta días después...
de competencias entre la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra. Ahora, el médico de Zaragoza, amigo del matrimonio asesinado, contrata los servicios de un veterano policía para que investigue sobre lo que ocurrió entonces y halle el paradero de la hija del matrimonio, que cuando desapareció contaba tres años, ya que el médico está convencido de que vive en la actualidad y ha cumplido los dieciséis años.
Moisés Guzmán se embarca en una aventura por Barcelona para tratar de encontrar al criminal que asesinó al matrimonio de oncólogos y buscar a la niña desaparecida, al mismo tiempo que sabe que cuando hayan pasado los cincuenta días alguien querrá asesinarlo a él. Y la única pista con la que cuenta es que la chica tiene un antojo en forma de fresones en la base de la espalda…


Impresiones

Esteban Navarro es uno más de esos escritores que podríamos llamar de la generación Kindle. Autores que empezaron autopublicando en Amazon sus novelas, hartos de que las editoriales convencionales no creyeran en sus trabajos y que, tras recibir múltiples lecturas y buenas críticas de los lectores, han sido “captados” por esas mismas editoriales. Tengo que felicitar a Esteban, que ya ha visto publicadas en papel buena parte de sus novelas y a Ediciones B por dar una oportunidad a estos autores.
“Los fresones rojos” es una novela policíaca. Esteban Navarro es policía. Así que, dos más dos: Esteban sabe de lo que habla, conoce el trabajo policial desde dentro por lo que no ha tenido que documentarse para escribir una novela policíaca creíble. La trama urdida es creible, como creíbles son los personajes.
Interesante cómo trata el tema policial y, más interesante aún, las relaciones entre los policías y las demás personas que desarrollan su trabajo en el ámbito del delictivo (más concretamente, los pertenecientes al mundo judicial –jueces, secretarios y forenses). Pero lo que más me ha interesado es las relaciones entre los diferentes cuerpos policiales. La mayor parte de la acción se desarrolla en Barcelona y allí, como sabemos, hay un cuerpo de policía autonómico. Pero también están los demás, los que podemos encontrar en cualquier comunidad. Mossos d’esquadra, policía nacional, guardia civil y policía municipal. Muchas policías diferentes en un mismo territorio, ¿no? Aunque las competencias de cada cuerpo están definidas por ley, a veces puede haber roces y fricciones así como casos que, de una manera u otra, puedan corresponder a dos cuerpos distintos.
Pero retrotraigámonos unos años, a la fecha en la que se creó el cuerpo de los mossos d’esquadra, que tampoco hace tanto. Las funciones que asumieron fueron, básicamente, las que hasta entonces correspondían a la policía nacional.
Imaginémonos que un delito complicado tiene lugar justo en el momento en que los mossos comienzan a trabajar. Tenemos a unos policías nacionales expertos pero que han sido dejados de lado –y, podemos suponer, están un poco moscas; unos nuevos policías que, de momento, es de suponer que no tienen mucha experiencia. Tienen muchos medios, sí, y formación y todo lo que queráis, pero les falta experiencia. ¿Qué ocurre? Que entre unos y otros, la casa sin barrer.
En aquel momento, se produjo un doble asesinato en Barcelona. Una familia de médicos es asesinada en su hogar. La hija de ambos de tan sólo tres años, desaparece y nunca más se vuelve a saber de ella. Asume la investigación, en un primer momento, un inspector de la policía nacional, cascado y enfadado porque se les va a quitar competencias. Luego vienen los mossos d’esquadra. Tienen un montón de medios, de aparatos para tomar huellas, etc…, pero no saben apenas utilizarlos. Unos por falta de ganas, otros por falta de experiencia, el delito se investiga fatal y no se consigue saber qué pasó.
Pero hay una persona que quiere saber qué pasó. El médico Mezquita, colega de laboratorio del asesinado. Había estado investigando con el finado un método para paliar los efectos del cáncer y lo habían aplicado de forma totalmente experimental, en la pequeña Alexia, hija del segundo. Ésta tenía un cáncer de huesos que iba a matarla en poco tiempo y, a la desesperada, le aplicaron el tratamiento. Con éxito al parecer. Pero la niña desapareció y Mezquita no había guardado la fórmula. Por ello, quiere encontrar a la niña para analizar su sangre. Es así que se dirige a una comisaría de Huesca para encargar a Moisés Guzmán, uno de sus inspectores, un trabajo: investigar qué pasó con la niña y averiguar dónde está. Lo que no le dice es que, antes de él, ya había contratado a tres investigadores y que ninguno de ellos está vivo para contarlo…
El protagonista de la novela es Moisés Guzmán, un policía nacional de la comisaría de Huesca. Este personaje ya había aparecido en una anterior novela, “El buen padre” pero no hay ningún problema es leer “Los fresones rojos” sin haber leído la anterior. Tan sólo se hace referencia a un caso anterior en una ocasión y es muy ligera; de no ser por ella, ni te enteras que de que puede haber más novelas. Son novelas totalmente independientes. En este caso, la historia comienza y termina en este libro, el misterio queda totalmente cerrado. Además, me imagino que éste no tiene absolutamente nada que ver con el anterior ni tendrá que ver con los posteriores –de haberlos- pues Moisés es policía nacional y supongo que en la mayoría de las novelas lo será; pero, en ésta, pide cincuenta días de excedencia en el cuerpo para realizar la investigación que le encargan, como si fuera un detective privado. (algo lógico pues, por reparto de competencias, un policía nacional de Huesca no podría investigar un asesinato cometido en Barcelona).
El carácter de Moisés está desarrollado lo justo. No hay una pormenorizada caracterización del personaje y poco alcanzaremos a saber de su forma de ser y de su vida privada.
La novela está estructurada en 42 capítulos de muy corta extensión (no llega a las 300 páginas), hecho que le da mucha agilidad. Cada capítulo se lee en un santiamén y te pide leer el siguiente; como no te va a llevar más de cinco minutos, lo haces, y quizás el siguiente también. E igual resulta que, como en mi caso, lo lees en un par de días. El ritmo es ágil, la forma de escribir de Esteban Navarro es entretenida y amena, con mucho diálogo. Hay algunas sorpresas y el interés se mantienen constante. En definitiva, resulta un libro de fácil y entretenida lectura, que nos dará para un par de buenos ratos.
Para concluir, deciros que me ha gustado mucho el título de la novela, “Los fresones rojos”, que puede parecer raro y sin sentido, pero que tiene todo el sentido del mundo (si queréis saber por qué, tendréis que leerla, que yo ya no digo nada más)


Conclusión final

“Los fresones rojos” ha resultado ser una buena novela policíaca, muy entretenida y fácil de leer, que ha volado en mis manos. Una novela que se adentra en la forma de trabajar de la policía y lo hace desde dentro, desde el punto de vista de quien lo hace en su día a día y, por lo tanto, se sabe al dedillo los procedimientos .
Un caso bastante curioso, que se desarrolla de forma adecuada y creíble. Con unos personajes igualmente creíbles.
Me ha gustado por lo que leeré más novelas del autor.

Podéis comprarla en Popular libros


37 comentarios:

  1. Hay varias novelas que critican la división de competencias entre diferentes cuerpos de policía y hablan de los conflictos y falta de comunicación entre éstos. A ver si algo cambia... Me gusta lo que cuentas de la novela. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hay varias novelas que critican la división de competencias entre diferentes cuerpos de policía y hablan de los conflictos y falta de comunicación entre éstos. A ver si algo cambia... Me gusta lo que cuentas de la novela. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues a pesar de que el género me gusta mucho, en esta ocasión no me convence del todo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Esta novela es más tu estilo que el mío

    ResponderEliminar
  5. También hace tiempo que quiero leer algo de este escritor, éste pinta muy bien, besotes!

    ResponderEliminar
  6. Tengo que estrenarme con este autor porque todavía no lo he catado y el género ya sabes que me gusta también. A ver si entrando el año....

    Bs.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el género así que me lo apunto :D

    ResponderEliminar
  8. Es un autor con el que no me he estrenado aunque tengo un libro suyo en el kindle y este también tiene buena pinta
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo leí en su momento La casa de enfrente y me gustó mucho. No hay duda que tendré en cuenta este libro.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Tengo El Buen Padre pendiente que creo que es el primero, asi que empezaré por ese
    besos

    ResponderEliminar
  11. Son muy buenas las críticas que leo sobre las novelas de Esteban Navarro. Espero para el próximo año estrenarme con alguna de ellas y esta que hoy nos reseñas sería un buen título para empezar, aunque veo que todas ellas merecen la pena su lectura. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Y a mi que me encanta la novela policial y no conocía a este autor! Voy a tener que ponerle remedio :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Pus parece que nos has descubierto un nuevo escritor a seguir.Gracias por tu reseña.Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Sólo he leído uno de Esteban Navarro, el de El buen padre, y tengo ganas de volver con él :)

    ResponderEliminar
  15. No he leído nada de esta autora y en verdad no tenía muy claro su estilo, pero me gusta lo que cuentas, y además una novela policial y bien narrada siempre viene muy bien; me llevo tu recomendación, gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Ya sabes que tengo alguno de sus libros sin leer . A ver si lo puedo leer pronto. Un besote

    ResponderEliminar
  17. Ya te he comentado que tengo ganas de leer a este autor. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Hola! Se habla muy bien de este autor, aunque este libro no lo conocia! Un beso

    ResponderEliminar
  19. Como te he comentado en Twitter, me apetece leer a este autor. Todavía no tengo ningún libro suyo así que supongo que éste que nos comentas puede ser un buen comienzo, ya veremos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. tengo pendiente los crimenes del abecedario de este autor en casa
    besos

    ResponderEliminar
  21. No conocia al autor pero me ha llamado mucho la atencion este libro. Lo tendre en cuenta.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Todavía no me he estrenado con este autor a pesar de que lleva tiempo en la lista de pendientes. A ver si lo descubro por fin en 2015...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  23. No lo conocia y tiene buena pinta, me lo apunto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. No me suena, aunque tampoco es mi estilo
    igualmente muchas gracias por la reseña, siempre va bien saber de otro tipo de libros que no son los habituales
    un beesito

    ResponderEliminar
  25. YO le tengo echado el ojo a Los crimenes del Abecedario pero visto lo visto no me importaria leer este. Sí que es un autor del que se oye mucho, y todo bueno. En fin, otro autor más al que arrimarse jeje. Besos

    ResponderEliminar
  26. Tengo curiosidad por el autor, lo que no se todavía es con qué titulo lo conoceré
    Besos

    ResponderEliminar
  27. yo tengo! jajaja me buscan a mi? vaya tela!!! no soy la unica en el mundo que lo tiene jejejeje me lo apunto por curiosidad!

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola guapa!
    Pues yo no lo conocía y veo que tiene un montón de novelas.
    Por lo que cuentas y, como (creo que ya lo sabes) me gusta mucho el género policiaco, creo que disfrutaría mucho de la novela. Me voy a apuntar el nombre del autor, por si veo algo suyo :D
    Aunque este libro me gusta mucho ya desde la portada.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  29. Uy, este no lo conocía, lo busco!

    Besotes

    ResponderEliminar
  30. Tengo pendiente este autor..hay que hacer hueco!

    ResponderEliminar
  31. YO HE LEÍDO LOS CRIMENES DEL ABECEDARIO Y ESTÁ BASTANTE BIEN

    ResponderEliminar
  32. YO HE LEÍDO LOS CRIMENES DEL ABECEDARIO Y ESTÁ BASTANTE BIEN

    ResponderEliminar
  33. El escritor se hace un lío con las fechas,e n la cronología de los días en que transcurre la historia igual dice sábado 20 y en siguiente capitulo dice domingo 22 y luego miércoles 27.

    ResponderEliminar
  34. El escritor se hace un lío con las fechas,e n la cronología de los días en que transcurre la historia igual dice sábado 20 y en siguiente capitulo dice domingo 22 y luego miércoles 27.

    ResponderEliminar
  35. Es un escritor aficionado muy deficiente, que además encaja mal las críticas. Debería leer más y es crisis menos.

    ResponderEliminar
  36. Es un escritor aficionado muy deficiente, que además encaja mal las críticas. Debería leer más y es crisis menos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario