miércoles, 23 de marzo de 2016

“El entierro de Lucas" - Luis Díez Tejón



Os traigo hoy la reseña de un libro que no es demasiado conocido pero que debería serlo pues tiene una calidad bastante superior a la media y es apto para todo tipo de lectores. En definitiva, un libro muy recomendable.

Éstas son mis impresiones




Luis Díez Tejón

Nació en Avilés y 1946. Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Oviedo, narrador, ensayista, escritor fecundo y viajero, tiene una obra amplia y variada.

Como narrador cultiva fundamentalmente la novela, el relato corto y la crónica de viajes, sin abandonar el ejercicio periodístico, del que dan fe los más de mil artículos de opinión publicados en diversos diarios y revistas. Es autor, entre otras, de: "El testamento de la marquesa", "La noche de las termitas", "El viaje más oscuro", "El entierro de Lucas", "Esta tierra en que nacimos", "Unos días nada más", "Pepa Osorio", "Prerrománico y románico en Asturias", "Asturias monumental y turística", "Gijón, una ciudad de dos mil años" o "Asturias, arte naturaleza y vida".

Podéis saber más de él en su blog:

http://dieztejon.blogspot.com.es/



Datos técnicos

Título: “El entierro de Lucas"

Autor: Luis Díez Tejón

Editorial: KRK

Publicado por primera vez en el año 2015


Encuadernación: Tapa blanda con solapas

ISBN: 9788483675137
Páginas: 169
PVP: 19,95 Euros en papel



Argumento

El día que llevaron a enterrar a Lucas del Toro comenzó su verdadera pesadilla. Porque Lucas no había muerto. Estaba bien vivo, pero cómo demostrarlo cuando a uno le han borrado de todos los registros. La vida plácida y sin sobresaltos de Lucas se convirtió en un angustioso círculo sin salida posible entre la indiferencia de sus vecinos (el cura, el juez, el psicólogo, el enterrador, el director de banco). Sólo una chica, otra perdedora solitaria como él, le ofrece comprensión y ayuda hasta ejercer un papel decisivo en el desenlace final.

Novela de humor y ternura, que capta el interés del lector desde la primera línea y que le lleva desde la carcajada hasta la emoción más intensa, narrada con una prosa sugerente y llena de matices, en la que una vez más se deja ver la capacidad de este autor para conseguir que los personajes parezcan cercanos al lector y lograr que se identifi que con ellos sin esfuerzo.


Impresiones

Lucas ha muerto y le llevan a enterrar. Es un día llovioso y, después de que el cura dé el responso y el enterrador meta el ataúd en la fosa, se pone a llover copiosamente por lo que éste decide dejar así las cosas, sin poner la lápida, hasta el día siguiente.

Al cabo de unas horas, Lucas despierta, sale del ataúd y se va a su casa. No recuerda nada, tan sólo que estaba limpiando la fosa séptica de su casa y que luego apareció en un ataúd en el cementerio.

La pesadilla de Lucas no había hecho más que empezar porque al día siguiente se da cuenta de que le han eliminado de todos los registros, ya no existe como persona. ¿Cómo demostrar que está vivo cuando todos le dan por muerto? Ni siquiera el verle en persona sirve para nada porque la gente prefiere pensar que es un familiar con cierto parecido que un “Lucas resucitado”: Tan sólo Olga, la prostituta del pueblo y amiga suya, sabe ver la verdad e intenta ayudarle.

La verdad es que la sinopsis me llamó mucho la atención e hizo que me decidiera a leerlo a pesar de que no tenía ninguna referencia ni del libro ni del autor y mi lista de pendientes estaba totalmente colapsada. Os adelanto que no me arrepiento pues me ha gustado mucho.

El punto de partida es, sin duda, original. Los vapores de una fosa séptica dejan a una persona en un estado parecido a la muerte. Así que, cosa lógica, deciden enterrarla. Pero parece que el efecto se pasa y el muerto se recupera. Como tuvo la suerte de que la sepultura no estuviera totalmente cerrada, pudo salir del ataúd. Pero se encontró con que la gente era incapaz de creer en lo que estaban viendo sus ojos. Y, así, cuando se encontraba por la calle con vecinos y conocidos, éstos casi que miraban a través suyo, pensando que era un error de sus ojos, o que esa persona con la que se estaban cruzando era muy parecida a Lucas pero no era él. Siempre es más fácil eso que pensar que a quien enterraron ayer está ahora enfrente de ellos, ¿no os parece?

El punto de partida puede parecer un poco irreal pero si lo pensamos bien… Lo de que a una persona se le dé por muerta sin estarlo tampoco es algo tan raro. Recuerdo perfectamente de bastante niña haber leído o haber visto en alguna película algo sobre la catalepsia que me dejó noqueada, imaginándome a alguien que enterraban vivo. Ésta es una situación bastante similar; no sé si médicamente podría darse, si vapores venenosos pueden hacer parecer muerta a una persona pero bueno, no me ha chirriado.

Lo de que, una vez “resucitado” la gente no le reconozca puede parecer un poco extraño. Pero si nos ponemos en el contexto en el que transcurren los hechos, aunque raro, es más fácilmente entendible. Estamos en un pueblo asturiano, me imagino de esos en los que hay casas aisladas, como la que es propiedad del protagonista. No conozco la vida en los pueblos asturianos pero sí la vida en pueblos vascos de montaña y muchas veces los caseríos están tan aislados que sus moradores sólo ven (veían, más bien) a otras personas muy ocasionalmente, cuando bajan al pueblo para hacer alguna gestión. Si encima nos retrotraemos unas cuantas décadas, todo parece aún más posible. Y hay algo que encima apoya la tesis que plantea el autor: cuando lo que nos parece ver va en contra de la razón, intentamos encontrarle una explicación acorde con ésta. ¿Qué es más normal?¿considerar que ése que se parece tanto a Lucas es realmente el Lucas al que enterraron ayer o pensar que es un familiar que se le parece? Sin duda, salvo que seamos muy religiosos y creamos en la resurrección de los muertos (y aún así), todos tenderíamos a creer lo segundo)

Y luego el autor nos plantea el tema de quiénes somos si los demás, si la sociedad, no nos reconoce como tal. Lucas está oficialmente muerto por lo que ha desaparecido de todos los registros, ya no tiene personalidad jurídica. No tiene un DNI válido, sus tarjetas bancarias han sido eliminadas, cuando va al banco a hablar con el director para sacar dinero para poder comer éste se lo niega porque sus cuentas están bloqueadas hasta que se resuelva el tema de la herencia... ¿Por mucho que sepas que eres Lucas, qué hacer si nadie te reconoce como tal? En el fondo, es un dramón, ¿no creéis?

La novela es una tragicomedia. Hay un cierto tono de humor y de parodia pero realmente todo es muy trágico y Lucas lo llega a pasar bastante mal. Y es difícil no ponerse en el lugar de Lucas, pensar qué harías tú en su lugar y cogerle cariño

El libro me ha sorprendido por la tremenda calidad de la prosa del autor. Probablemente los asturianos le conozcan –aunque sólo sea por la multitud de artículos periodísticos que ha publicado- pero para mí era un absoluto desconocido y su forma de escribir me ha fascinado. Muy elegante, sugerente y cuidada, con multitud de frases para subrayar. Os pongo algún ejemplo para que os hagáis una idea:
“O sea que nuestra existencia es tan solo un nombre. Si nos privan del nombre nos privan también de nuestra esencia. Nos anulan como ser social, que es casi lo mismo que anularnos como ser viviente. Estamos pero no somos. Y si no somos, de poco nos sirve existir. Todo estriba en tener un nombre y que ese nombre figure escrito en un papel expedido en una ventanilla. Algún sabihondo de esos de la Historia había dicho que si se pensaba se existía. Una pena no poder discutirlo con él”
“La única realidad de la que tiene certeza el que existe es su propia realidad, el hecho de estar ahí, de existir, y esta realidad es su interés absoluto”
“Lo fácil de la vida es vivirla; lo que resulta difícil es demostrar que la vives. En todas las épocas y civilizaciones hubo genios que consiguieron probar con absoluta irrefutabilidad abstruosos teoremas matemáticos, asertos filosóficos, teorías físicas, incluso verdades relativas a la realidad más allá de nuestra percepción, pero ninguno de ellos ofreció jamás la fórmula para probar la evidencia. Es más, aún se permitieron dejar fijado como un teorema más que lo evidente no necesita demostración, y a eso lo llamaron axioma”

Yo creo que con los ejemplos que os he dejado, os podéis hacer una idea bastante cabal de la forma de escribir de Luis Díez de Tejón. A mi me ha parecido simplemente exquisita

El libro es muy cortito (apenas 170 páginas) y la narración muy fluida, por lo que se lee rápida y gustosamente. También quiero hacer mención de la edición que nos ofrece KRK, editorial a la que no conocía y que, de la misma manera, me ha sorprendido muy favorablemente: material de calidad, corrección perfecta, márgenes muy amplios que facilitan la lectura…, perfecta.



Conclusión final

“El entierro de Lucas” ha sido una agradable sorpresa. Una propuesta original envuelta en una prosa exquisita que no puedo sino recomendar.

17 comentarios:

  1. Hola! No conocía este libro y la verdad es que aunque parece entretenido tengo tantos pendientes que por ahora lo dejaré pasar. Gracias por reseñarlo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Pues me lo has vendido tan bien que si tengo la oportunidad lo leeré, el desarrollo de la trama parece interesante y me gustaría ver como se las ingenia el autor para darle un buen final.

    ResponderEliminar
  3. Me llama la atención, sin duda. También hace una reflexión parecida Saramago en Todos los nombres.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Un libro maravilloso, cuidado hasta el mínimo detalle y escrito con una prosa exquisita

    ResponderEliminar
  5. El libro es maravilloso.El único fallo es que se acabe....De todas nis lecturas (y son miles) es lo mejor que he leído en años,perfecto en la trama,en la prosa....totalmente imprescindible en medio de tanto libro sobrevalorado

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Cayó en mis manos por casualidad y me sorprendió más que agradablemente. Aparte de la prosa irresistible, me intrigaba mucho ver cómo lo resolvería al final

    ResponderEliminar
  8. Pinta bien. NO me importaría darle una oportunidad :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  9. Un libro con todos los ingredientes para disfrutar con su lectura, la trama, prosa exquisita, ironía.
    Lo recomiendo a todo aquel que le guste disfrutar de un buen libro.

    ResponderEliminar
  10. A pesar no que lo veo un libro diferente, no creo leerlo, gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Qué barbaridad, leyendo la sinopsis pensé que lo entierran vivo y cuando me dices que sale de la tumba por su pie me has hecho soltar una carcajada, jajaja. Menos mal que no habían nadie cerca porque hubieran tenido que enterrar a otro.
    No es lo que suelo leer pero le veo su punto.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Este lo voy a dejar pasar. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  13. Pues habrá que tenerlo en cuenta!

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario