martes, 31 de enero de 2017

“El jardín de cartón” - Santiago Álvarez

Hoy os traigo la reseña de una novela negra que, siguiendo la descentralización que se está dando en estos últimos tiempo en el género, nos lleva a Valencia

Éstas son mis impresiones



Santiago Álvarez

Santiago Álvarez (Murcia, 1973) reside en Valencia desde 2001. Es el director de contenidos del festival de género Valencia Negra. Se inició en la literatura escribiendo relatos, muchos de los cuales han sido premiados en diversos certámenes. Ha escrito, protagonizado y dirigido musicales y obras dramáticas, y ha grabado varios discos con distintos grupos y formaciones. Asimismo, imparte numerosos talleres sobre escritura creativa y es el primer profesor en España del software para escritores Scrivener. La Ciudad de la Memoria es su primera novela, aunque ya prepara nuevas aventuras para sus protagonistas, Berta y Mejías.




Datos técnicos

Título: “El jardín de cartón”

Autor: Santiago Álvarez

Editorial: Almuzara

Publicado por primera vez en octubre de 2016

Encuadernación: Tapa blanda con solapas

ISBN: 978-84-16776-32-0

Páginas: 408

PVP: 17,50 Euros en papel



Argumento


En marzo, Valencia arde. El fuego, la pasión y la fiesta se adueñan de la ciudad. Tras la primera mascletá, Mejías y Berta, son citados de forma misteriosa por Gaspar Aparisi, empresario que les propone una búsqueda descabellada: encontrar los restos del único whisky producido en tierras valencianas, hace ya doscientos años. Mejías quiere rechazar el encargo, pero la recompensa es precisamente el dinero que necesita para saldar su deuda con Hacienda…
Tras su anterior La Ciudad de la Memoria -saldada con un notable éxito de crítica y lectores-, Santiago Álvarez recupera al memorable detective Mejías, envuelto en esta ocasión en su caso más complejo. La investigación le conducirá al corazón de la fiesta fallera, reflejo de una sociedad que esconde más de lo que muestra. Las raíces del asunto se hunden en el fango del pasado, escenarios sepultados por la culpa, el dolor y el odio. El Jardín de Cartón supone el regreso de Mejías y Berta a una Valencia actual y al mismo tiempo mágica, donde resulta difícil distinguir la frontera entre la realidad y la ficción. Esta nueva aventura obligará a la carismática pareja a enfrentarse con lo peor de sí mismos



Impresiones

Nos encontramos en plenas fallas valencianas. A Mejías y Berta, un detective y su joven ayudante, con serios problemas económicos para mantener abierta la oficina, les contrata Gaspar Aparisi con un encargo cuanto menos curioso: encontrar las botellas que puedan quedar del único whisky que fue destilado en Valencia, hará unos doscientos años. De encontrarlas, las botellas alcanzarían unos precios desorbitados entre los coleccionistas. Al mismo tiempo, a los pocos días, uno de los empresarios más poderosos de la ciudad, Augusto Lloret, les contrata para averiguar quién está detrás de las amenazas contra la falla que su familia mantiene, una de las fallas más grandes de la ciudad y con la que pretende ganar el premio de este año. Mejías y Berta intentarán solucionar ambos casos pues de ellos depende su propia supervivencia

L
Fallas
a novela transcurre en Valencia en plenas fiestas de las fallas. Ya he dicho al principio que la novela negra está experimentando –desde hace unos cuantos años- un proceso de descentralización, encontrando nuevos lugares donde cometer los más horrendos crímenes. Curiosamente, a pesar de ser Valencia una de las ciudades más grandes del país (en principio, parece que se cometen más crímenes en las grandes ciudades que en las pequeñas poblaciones), no hay muchas novelas que transcurran allí y menos negras (o yo no las conozco, que también pudiera ser). Aprovechando que el Turia pasa por Valencia, el autor aprovecha para hacer una fuerte crítica social de la situación de corrupción políticos-banqueros-empresarios que vive la ciudad. Y también para algo un poco más bonito como es el hablarnos de la fiesta más característica de la ciudad, una fiesta que tiene tanto fans como detractores (Mejías por ejemplo) por las razones que él mismo nos expondrá. Me han gustado muchísimo las localizaciones, tanto la propia ciudad como la zona de la Albufera donde también transcurre parte de la acción. Y me han parecido muy interesantes los apuntes sobre las fallas, una de las fiestas más famosas del país

En estas localizaciones vamos a tener dos detectives atípicos. Mejías y Berta, Berta y Mejías son dos grandes personajes. No es la primera vez que actúan, ya lo hicieron en la anterior novela del autor “La ciudad de la memoria”. Así, “El jardín de cartón” sería la segunda entrega de una serie policíaca. Pero, no temáis, no hay problema en empezar a leerla por esta parte pues los casos son independientes y, aunque los personajes son los mismos, su historia personal no es especialmente relevante. Mejías es el típico detective de novela o película en blanco y negro. Un Humpfrey Bogart moderno al que no le falta ni el traje ni la típica gabardina por mucho que en marzo ya arrecie el calor húmedo de la zona. Un hombre rudo y duro, con un sentido negro del humor (no hay más que ve cómo se “mete” con Berta) y unos ideales que entran en conflicto con su necesidad de liquidez para salvar la deuda que mantiene con Hacienda y que, de no pagarla en dos semanas, arruinará su negocio. Un hombre que no se casa con nadie y al que, a pesar de ciertas cosas, acabaremos apreciando. Un hombre que ama el cine, como el escritor, y que aprovechará la ocasión para hacernos partícipes de su pasión

B
Albufera
erta tampoco tiene desperdicio y me ha encantado la pareja imposible que hace con Mejías. Una chica muy joven, lista como una ardilla, aún estudiante universitaria, que trabaja para él para poderse sacarse el dinero suficiente para vivir en la ciudad mientras estudia. Una chica no especialmente atractiva físicamente, algo echadita en carnes, con la que Mejías no duda en meterse. Aunque cariñosamente, eso sí. Una pareja disparatada pero que funciona y que me gustaría encontrarme en más aventuras.

La trama es compleja; mucho. En realidad hay dos tramas: la búsqueda del whisky valenciano y la búsqueda de quienes amenazan la falla de Lloret. Al alirón de cada una de ellas, el autor aprovecha para contar diferentes cosas como la destilación del whisky, la situación de la Albúfera valenciana, las fallas, la corrupción política, los desahucios… Todo entremezclado, en una trama sólida, de difícil escritura pero bien resuelta.

El autor da la palabra a un narrador ominisciente quien, focalizando en Mejías y Berta, estará en todos los escenarios en los que transcurre la historia trasladándonos lo que pasa desde todos los puntos de vista. Se exceptúa de este tipo de narración el libro que está leyendo uno de los personajes: una anciana llamada Julia Ferrer, que vive en un edificio del que va a ser desahuciada junto a su curiosa familia. Ese libro, del que no se separa y al que nadie puede acceder, está narrado en primera persona y es un diario de una chica muy joven que, poco antes de morir, cuenta lo que le ha ocurrido. Una de las cosas que más me ha gustado es cómo el autor se adapta a cada personaje: se ven claras diferencias cuando toma la palabra el tercer narrador omnisciente o cuando es una chica de apenas veinte años quien cuenta sus cosas a un diario; nada que ver entre la forma en la que están escritos uno y otro. También, de vez en cuando, Mejías sufre de unas pesadillas que tienen un marcado tono surrealista y que no se parecen a ninguno de los otros dos estilos narrativos. Esto denota, sin duda, el saber hacer del autor y su versatilidad literaria; si bien se maneja bien en este tipo de género, no me extrañaría verlo en otros más literarios, más en el ámbito de la narrativa y manejarse también bien en ellos.

La acción transcurre con bastante ritmo. No es un thriller pero la verdad es que el ritmo es bastante acelerado, incluyendo persecuciones, peleas, y otras muchas aventuras. Sólo las partes del diario son más calmadas; éstas partes ocupan mucho menos en la narración que lo que es la historia actual y son fácilmente identificables por la letra cursiva en la que están impresas



Conclusión final


He disfrutado mucho con esta novela que aún una buena descripción de escenarios, unos personajes potentes, una trama compleja y complicada pero bien desarrollada y un estilo narrativo muy cuidado y particular. Un autor del que espero leer más cosas.

Podéis comprarlo en Popular libros


24 comentarios:

  1. No me importaría leerlo. Un besote

    ResponderEliminar
  2. Yo también la he disfrutado mucho y coincido con tus impresiones. Me ha gustado mucho la versatilidad del autor y la ambientación magnífica.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Tiene una pinta estupenda. No me importaría leerlo.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Tengo pendiente de lectura La ciudad de la memoria. Veo que el detective Mejías es un personaje a tener muy en cuenta. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Es un autor que tengo pendiente y con quien tengo ganas de estrenarme pero no me dejáis!!! Jajaja seguro que tarde o temprano cae.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Me gustó conocer al Bogart del Mediterráneo, un personaje muy peculiar. Besos

    ResponderEliminar
  7. Me encantaría leer esta y la anterior novela de este autor, pintan genial
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No he leído nada de este autor y me estáis tentando mucho con las reseñas de esta novela.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ya la había anotado por otras reseñas, me atrae la ambientación
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me alegra que te haya gustado y ya sabes, ven por aquí cuando quieras que Mejías, Berta y yo te haremos de guía.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Coincidimos en impresiones. La trama es un poco complicada y haría falta una segunda lectura para pillar cada uno de los detalles pero aun así está bien construida y no se hace aburrida en ningún momento.
    Dejo mi reseña también: https://sofamantaylibro.wordpress.com/2017/01/26/el-jardin-de-carton/

    ResponderEliminar
  12. Pinta bien, no lo descarto para nada.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  13. No lo descarto pero para más adelante.

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Entre que disfruto mucho de las historias policíacas y que está ambientada en Valencia, me llama mucho la atención, especialmente por ver como ha retratado la ciudad.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola guapa! Me gusta que tenga una trama compleja y complicada, es algo que valoro y disfruto. Lo que no me gusta mucho es el lugar y el momento en el que se desarrolla la acción, no porque tenga nada contra ello, sino porque no me llama especialmente.
    Supongo que disfrutaría igualmente de la novela :D
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  16. Hola! No conocía este libro pero la verdad es que su sinopsis no me ha atrapado así que lo dejaré pasar. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  17. Aunque no tiene mala pinta loo voy a dejar pasar porque tengo muchos pendientes que me llaman mas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. No me importaría nada leerlo si se pone en mi camino, que veo que está gustando mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  19. Muy buena pinta, Valencia, fallas y novela negra... todo un componente explosivo. Besos

    ResponderEliminar
  20. Desde luego la historia no puede ser más atractiva y tanto comentario positivo tendrá su razón. No me importaría leerla.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Me gustó tanto como a ti, los personajes son muy potentes, y lo que me tuve que reír con tanto como pasa la gabardina. Es muy recomendable.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. No la conocía, parece muy interesante...

    Besotes

    ResponderEliminar
  23. A mí este autor me sorprendió con La ciudad de la memoria. A ver si me hago con esta novela.
    Besos :D

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario