jueves, 13 de enero de 2022

"Los silencios de Hugo" - Inma Chacón


Había leído antes de esta varias novelas de Inma Chacón y todas me habían gustado muchísimo. Me parece una narradora excelente y sus tramas me encantan. Pero no me decidía a leer su nueva novela porque el tema del sida no me llamaba demasiado la atención. Sin embargo, los comentarios elogiosos en las redes sociales y blogs hicieron que, por fin, me decidiese a leerla y ¡qué bien hice! Ya os adelanto que ha sido una lectura magnífica, que ha recibido cinco estrellas y que estará entre mis mejores lecturas de este año recién empezado.

Éstas son mis impresiones

Ficha técnica

Editorial: Contraluz
Páginas: 372
ISBN: 9788418945007

Sinopsis

Noviembre de 1996. Hace doce horas que Olalla ha desaparecido y su ausencia no tiene sentido para nadie. No es propio de ella estar tanto tiempo sin avisar dónde localizarla, y menos ahora, cuando su hermano se debate entre la vida y la muerte, a la espera de un tratamiento experimental que podría salvarle. Todos la buscan, pero nadie logra dar con ella.

Pero ¿cómo ha llegado Hugo a ese hospital y por qué ha desaparecido Olalla?

Con prosa ágil y certera, Inma Chacón teje una historia marcada por los silencios: el de Hugo, que mantiene en secreto su enfermedad durante años, y el de Olalla, aquejada de polio, que procuró siempre no quejarse y ahora no contesta las llamadas de los suyos. El silencio, además, vertebra todas las relaciones de Hugo con su entorno: con Olalla, a la que siente que tiene que proteger, especialmente de sí mismo; con su amigo Manuel, de quien decide alejarse sin explicación alguna tras vivir con él sus tiempos revolucionarios; y con Helena, amiga de Olalla, de la que huye pese a que están enamorados; y con Josep, el marido de Olalla, con quien esta mantiene un feliz matrimonio hasta que el secreto de Hugo sale a la luz.

Impresiones

La novela se sitúa en noviembre del año 1996. Hugo está ingresado en estado crítico. Su hermana Olalla, que ha estado velándolo las últimas semanas, ha tenido que salir por cuestiones de trabajo. Es abogada y tiene que visitar a un cliente que está cumpliendo condena en una prisión de la provincia. Coge el coche para ir a la prisión y desaparece. Pasan las horas y no se sabe nada de ella, ni ha llamado al hospital para informarse de la situación de su hermano, ni ha aparecido a la hora en la que estaba citada con su mejor amiga. Y eso es muy raro en Olalla. Y más cuando ese mismo día la doctora que lleva a Hugo tendrá los resultados de los análisis realizados tras la aplicación de un tratamiento experimental que, quizás, pueda salvar su vida.

Aunque la historia se cuenta desde el año 1996, en el momento en el que Olalla desaparece y la vida de Hugo pende de un hilo, va a haber continuos retrocesos a los años anteriores que nos explicarán cómo se ha llegado a la situación actual. Conoceremos a Hugo y Olalla de niños, sabremos qué pasó para que Olalla se contagiase de polio y quedase coja de por vida, la vida familiar de los hermanos y sus padres, la evolución personal de cada uno de ellos: mientras Olalla formaba su familia, Hugo derivaba hacia la nada…, en fin, conoceremos su vida. Lo haremos a través de continuos saltos entre el año 1996 y diferentes momentos del pasado. La autora nos va dando información poco a poco, migajas del pasado, una escena aquí y otra allá, hasta que nos formemos una idea cabal del conjunto de la historia familiar.

Inma Chacón nos habla de una enfermedad terrible que quizás los más jovencitos ni conozcan pero que en mi infancia nos tenía a todos muy preocupados: el sida. Por suerte, a mí no me tocó vivirla de cerca: no conozco a nadie que haya enfermado de sida pero sí que recuerdo esa sensación de miedo y un poco de psicosis colectiva. Porque el sida era una enfermedad mortal –al principio, luego se consiguió tratarla y salvar muchas vidas- pero también era algo así como un castigo divino o una lacra social. Los enfermos no sólo tenían que enfrentarse a las dolencias de su enfermedad sino también al rechazo social. No se sabía cómo se contagiaba realmente (al menos al principio) y la mayor parte de los que se contagiaban eran drogadictos y homosexuales lo cual, en unos años en los que, al menos en España, la sociedad era aún muy cerrada, imaginaos: eran rechazados, nadie quería tocarlos, besarlos… Había mucho miedo. Sólo se salvaban de la quema social los hemofílicos y los que se habían contagiado por una transfusión de sangre. El sida era, por tanto, una enfermedad doblemente cruel. Y esta novela refleja muy bien todo esto que os estoy contando. El propio Hugo se aísla completamente, lleva un nivel super escrupuloso de limpieza, se niega a tocar a nadie.

Aunque el sida es el tema principal, no menos importante es lo que le pasó a Olalla: la polio. También era una enfermedad importante cuando yo era niña y en este caso sí me tocó más de cerca, en la persona de una prima de mi madre. Afortunadamente, ahora disponemos de vacuna y la enfermedad está erradicada (creo).

Pero no creáis que la novela se centra en hablar de enfermedades, síntomas y tratamientos. Aunque esa es la base, en realidad habla de muchas más cosas: de la familia, de la sociedad, de lo que nos callamos, de cómo queremos proteger a los demás, de cómo reacciona cada uno ante determinadas circunstancias extremas, etc… Y da lugar con ello a una novela tremendamente interesante y emotiva.

“Los silencios de Hugo” es una novela dura por el tema que trata y emotiva por cómo lo hace. Es también muy humana porque los personajes que la pueblan lo son. Inma Chacón no es sólo una narradora excepcional sino que también construye perfectamente los personajes de sus novelas, dotándoles de vida y realidad. Olalla y Hugo nos resultarán muy cercanos pero también los pocos personajes que les acompañan como la amiga y el marido de Olalla o el amigo de Hugo y su doctora. La autora se mete dentro de ellos y nos enseña sus intimidades haciendo que les comprendamos. Por ejemplo, hay dos personajes que reaccionan de forma distinta, opuesta, cuando se enteran de la enfermedad de Hugo. La autora nos explica tan bien lo que cada uno de ellos siente que no podemos sino entenderlos y no ponernos de parte de ninguno. Al menos así ha sido en mi caso, he entendido al uno y a la otra; no sé qué habría hecho yo en un caso así pero sí comprendo que los personajes reaccionan como lo hacen pues son reacciones muy humanas.

Tengo que hablar del final. No me lo esperaba (o no me lo quería esperar más bien) y me dejó conmocionada.


Conclusión final

“Los silencios de Hugo” es una preciosa, dura y emotiva novela, sobre una familia que sufre en sus carnes una enfermedad tremendamente cruel. También es el reflejo de una sociedad y de una parte de nuestra historia reciente: la de aquellos años en los que primero las drogas y luego el sida diezmaron a la juventud española. Una novela preciosa que no dudo en recomendaros.



Si os ha gustado mi reseña, podéis adquirir el libro a través de los siguientes enlaces:


15 comentarios:

  1. Por lo que nos comentas en tu reseña, veo que es una novela que no deja indiferente por los temas que aborda, teniendo muy en cuenta las dos enfermedades tan duras sobre las que gira la trama. Tomo buena nota porque me intriga también lo que comemtas sobre el desenlace. Aunque tengo pendiente de lectura Tierra sin hombres. Besos.

    ResponderEliminar
  2. De Inma Chacón no he leído nada, no tengo perdón porque sé que está muy bien valorada.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Hola! No he leído nada de la autora pero si tanto la recomiendas tendré que hacerlo. Este libro tiene muy buena pinta así que anotado queda. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. El Sida, al igual que otras muchas enfermedades han pasado "al olvido" social al no estar todos los días en primera plana. Y al olvido médico y político ante la llegada del Covid y sus muchas variantes 🙄
    La novela me encanta.

    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. Hola, de esta autora he leído Mientras pueda pensarte y tierra sin hombres y las dos me gustaron mucho; esta no me importaria leerla aunque sea dura. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Que bonita reseña. Muchísimas gracias. Me ha encantado leerte, me ha emocionado muchísimo. Graciasssssss.

    ResponderEliminar
  7. Solo he leído una novela de Inma Chacón y me gustó mucho ("Tierra sin hombres"). Siempre me digo que tendría que volver a leerla, a ver si me hago con otro libro suyo pronto. :)
    Besos.

    ResponderEliminar

  8. Leí Tierra sin hombres de la autora y me gustó mucho. Ésta ya la tengo esperando para leer en febrero.

    ResponderEliminar
  9. He leído dos novelas de la autora y me gustaron mucho y por lo que cuentas de ésta, me va a encantar también.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola. Pues te ha quedado una reseña muy emotiva. Me gusta cómo has explicado un poco mezclándolo con lo personal, porque es imposible desligar una cosa de otra cuando se tocan ciertos temas que hemos vivido. Lo del sida sí que fue una pandemia de meter miedo, porque además se tardó mucho en saber qué era y cómo actuaba, lo que pasó es que no había esta información milimétrica que hay ahora con la actual.
    Respecto al libro creo que es de los que me gusta porque contiene mucha humanidad. Y porque esta mujer escribe muy bien ¿qué más se puede pedir?
    Besos y gracias por compartir una reseña tan personal

    ResponderEliminar
  11. Me da la impresion de que este libro no es para mi, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!

    Cuando vi este libro no me llamó la atención, pero ahora que veo tu reseña creo que sí podría interesarme, sobre todo por los temas que trata.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  13. Ay, lo tengo apuntadísimo, me apetece un montón leerla.

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. A esta le tenía echado el ojo. Desconocía el tema y al saberlo, me ha dado un poco de yuyu. Ahora mismo, el tema enfermedades me puede, pero no lo descarto en absoluto. Besos

    ResponderEliminar
  15. Cuando iba leyendo tu reseña iba atrapándome cada vez más, me ha llevado a unos años duros en los que vi desaparecer una generación y la verdad, me pica la casualidad. La tendré en cuenta.
    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario