miércoles, 27 de junio de 2018

“El jardín de las flores negras” - Ana Rosenrot



Hace dos años leí “La hija del sepulturero” de Ana Rosenrot. Fue una novela que me gustó mucho así que no dudé en leer la nueva obra de la autora que, además se presentaba bajo un título muy sugestivo y con una sinopsis muy prometedora. Ya os adelanto que me ha gustado mucho

Éstas son mis impresiones


Datos técnicos

Título: “El jardín de las flores negras”

Autora: Ana Rosenrot



ISBN: 9788484112266


Páginas: 381


Argumento

Nadie sabe de lo que somos capaces hasta que algo o alguien, despierta al monstruo que llevamos dentro.
Oviedo, 1948. Durante los duros años de la posguerra, en una ciudad que como el resto del país intenta recomponerse, el padre Arteaga, un joven sacerdote con graves conflictos personales pero con un brillante futuro por delante, intentará huir de las intrigas políticas y eclesiásticas que se ciernen sobre él, pero no podrá escapar de los enredos de la sensual señorita Peláez, ni de los misterios que le rodean, como los que oculta la discreta maestra en esa llave de la que nunca se separa. Pero sobre todo se sentirá atraído por los extraños habitantes de la casona de los Osorio: el desfigurado Bastián al que su padre, don Pelayo, mantiene encerrado como si fuera parte de su colección de mariposas, o la inquietante Llara con su belleza sobrenatural.

Decidido a descubrir la verdad sobre la familia de don Pelayo, el padre Arteaga se verá atrapado en un laberinto de mentiras, miedos y oscuros secretos que desvelarán una historia sórdida, oscura y siniestra, como una inquietante flor negra en medio de un jardín.


Impresiones

La historia transcurre durante el año 1948 en la ciudad de Oviedo. El padre Arteaga, un joven y  prometedor sacerdote, es destinado a una pequeña parroquia para ayudar al párroco, el padre Toribio. Pablo Arteaga es un joven muy inteligente, que está estudiando en la Universidad y que, muy probablemente, podrá alcanzar grandes puestos, incluso en el Vaticano. Pero arrastra una carga personal sumamente pesada y un gran secreto relacionado con su vocación. En Oviedo conocerá un montón de personas. El padre Toribio, por supuesto, un anciano sacerdote muy implicado con las gentes de su parroquia, a quienes no duda en ayudar, sean del credo que sea. O las hermanas Peláez, hijas de un rico hombre y muy mimadas, sobre todo una de ellas, Araceli. O los Osorio, al hijo desfigurado de los cuales dará clase de latín. Los Osorio son una familia poderosa que vive aislada, fuera de la ciudad. En un accidente ocurrido tres años atrás, la mujer pereció y el hijo Bastián quedó desfigurado; desde entonces permanece encerrado en la mansión. O Nieves, la maestra...

Además, tendremos una subtrama que se inicia en el año 1936, poco antes del estallido de la guerra civil. Allí conoceremos a un Pablo niño y, sobre todo, a su padre. Un hombre honesto y formal, de izquierdas, que intenta educar a Pablo para que piense por sí mismo. Veremos qué les ocurre durante la guerra y por qué Pablo ha de dejar el hogar familiar.

Finalmente, en cursiva, tendremos la historia de una joven que está encerrada en un convento.

“El jardín de las flores negras” es una novela formada por múltiples historias. Como os he comentado hay dos tramas, la del año 1948 y la del año 1936 en adelante aunque, obviamente, ambas convergerán en la misma pues la del pasado no es más que la explicación de la situación actual de Pablo Arteaga. Pero, además, hay múltiples pequeñas historias relacionadas con diferentes personajes de la novela. Alrededor del padre Arteaga hay unos cuantos personajes sumamente interesantes que dan lugar a pequeñas microhistorias dentro de la novela principal. Por citar las que mayor peso tienen en la historia, tenemos la de los Osorio, o la de la maestra, o la de las señoritas Peláez y el prometido de una de éstas, la de Perete y Nela… Lo que más me ha gustado es cómo todas estas historias, al final, acaban confluyendo. Lo que parece una suma de historias más o menos aisladas acaba teniendo todo su sentido cuando terminas la novela y ves su auténtico armazón. La novela, no lo parece al principio, pero sí cuando la terminas, es de una estructura compleja. Ana Rosenrot ha conseguido hacer parecer fácil lo difícil; y es que no es fácil escribir una historia tan compleja y completa formada por tantas piezas y que todas ellas encajen a la perfección, sin ninguna fisura.

Al haber tantos personajes, la novela tiene que ser a la fuerza coral. Sí que hay un protagonista claro pero todos los demás personajes tienen su importancia decisiva en la historia; nadie sobra ni está de adorno. Cada personaje es una pieza más del entramado y por ello todos están perfectamente definidos. Ese es otro de los aciertos de la autora: haber dibujado tan bien a todos siendo una buena cantidad de ellos.

A mí me han gustado todos, tanto los que se hacen querer como los que no. Porque todos ellos son reales y tienen su propia personalidad. Pablo Arteaga me ha encantado; un hombre atormentado por un secreto que guarda celosamente y que le ha llevado donde está. También me ha gustado mucho la profesora, Nieves; sobre todo porque me ha dado mucha pena pero también porque, bajo esa apariencia anodina y frágil, guarda más fuerza de la que ella misma cree. Un cariño especial guardo para don Toribio, un cura que, ante todo, cree en la humanidad y que ayuda a todos sus feligreses incluso aunque no acudan a la iglesia o se declaren decididamente ateos. Entre los odiosos, destaco a doña Encarna, prototipo de esas santurronas que hay en todos los pueblos que van a misa a diario pero son más malas que la tiña.

La ambientación de la novela es muy buena, tanto la trama del 48 como la del 36. En esta última se reflejan muy bien aquellos años horribles, esas delaciones injustas, esas persecuciones, esa fuerza y represión de los primeros años del régimen franquista… En la del 48 ya se recogen algunos intentos de luchar políticamente contra el régimen que instauró Franco y conoceremos a algunos personajes contrarios al mismo como Rusia la Roja, reuniones clandestinas, etc… Todo está muy bien situado y, sin darnos datos históricos, la autora sabe trasladarnos a esos años tan oscuros.

La trama principal (la del año 48), la secundaria (la del 36) y la “terciaria” (si podemos llamar así a la parte en cursiva que nos habla de una joven que está ingresada contra su voluntad en un convento) se van desarrollando de forma alterna. Las dos primeras nos las cuenta un narrador omnisciente que está presente en todos los escenarios posibles; la tercera está narrada en primera persona por su protagonista y es fácilmente reconocible por su grafía en cursiva.

“El jardín de las flores negras” es una novela de difícil calificación porque bebe de varios géneros. Es una novela de intriga llena de secretos que iremos descubriendo poco a poco; tiene ambientación histórica y una parte negra. Hay algunas partes que se me han hecho predecibles y otras que me han sorprendido muchísimo.

Al principio cuesta un poco coger el tono a la novela por la cantidad de personajes y de pequeñas historias que hay. Pero, al menos en mi caso, sólo fue al principio porque la verdad es que enseguida me metí de lleno en una novela tan oscura como interesante que me ha mantenido en tensión durante casi todas sus páginas. Tensión que va “in crescendo” y que explota en sus últimas cincuenta páginas que son realmente apasionantes. El final es buenísimo; como digo, hay cosas que no me esperaba y que me han sorprendido terriblemente pero lo que más me ha sorprendido es lo bien que encaja todo y descubrir cómo la autora no da puntada sin hilo y cómo todo estaba pensado con meticulosidad en un engranaje que roza la perfección.

Con una prosa sencilla en la que abundan las palabras y expresiones asturianas que contribuyen a situar la novela en su contexto espacial y con un ritmo medio al principio y creciente a medida que transcurre la historia, “El jardín de las flores negras” es una novela que atrapa y que he disfrutado muchísimo.


Conclusión final

No dudo en recomendaros “El jardín de las flores negras”: Una novela llena de intriga, tensión y oscuros secretos que atenazan las almas de los personajes que los guardan y que han llegado a ponerme a mí misma el corazón en un puño





Podéis comprarla en el siguiente enlace de Amazon:


23 comentarios:

  1. REconozco que me costó un poco hacerme con la historia pero luego me atrapó. En general coincidimos.

    ResponderEliminar
  2. Las hadas sin corazón no ne entusiasmó por eso no me he animado a repetir con esta autora.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Mira que he oído hablar de esta autora pero hasta ahora no me he decidido a leer nada de ella... no sé por qué pero pensaba que sus libros serían diferentes... me gusta la época, me gusta el tema y me gusta ese "el final es buenísimo" tuyo...
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola! No conocía el libro pero la verdad es que su argumento no me ha atraído en exceso y tengo tantos pendientes que lo dejo pasar. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. He visto ya unas cuantas reseñas positivas, y la verdad es que me llama la atención :)

    ResponderEliminar
  6. Coincido totalmente contigo (de hecho en mi reseña que sale el viernes también comento algo sobre lo difícil que es definir el género del libro... jajaja). Me ha gustado incluso más que "La hija del sepulturero". Un lujo poder leer a Ana.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo. Ha sido la primera novela que he leído de la autora y me ha encantado, una novela muy recomendable.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Ya me llamaba la atención , pero tras leer tu reseña todavía me apetece más :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Si no tuviese tantas lecturas pendientes seguro que me decidiría. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Otra que está en lista de espera, a ver cuando me hago con ella ¡No me da la vida! no me quiero quedar con las ganas, eso si...

    Besitos preciosa.

    ResponderEliminar
  11. Coincido totalmente con tus impresiones, cada personaje es importante y clave en todo el entramado que se forma entre ellos. Además Ana lo hace francamente bien. Una historia que hay que recomendar sí o sí.

    Besitos

    ResponderEliminar
  12. No me importaría leerla, aunque tendrá que ser más adelante porque ahora estoy saturada y no la disfrutaría plenamente. Besos

    ResponderEliminar
  13. Este libro me llama la atención. Y después de ver cómo lo has disfrutado, sube puestos en mi lista de pendientes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Eso del final buenísimo me hace quererlo leer. Besos!

    ResponderEliminar
  15. Es una autora que tengo pendiente... aunque si he de ser sincera me atrae mucho más una de sus anteriores novelas, La hija del sepulturero ;)

    ResponderEliminar
  16. Aunque tengo mucho libro pendiente no me importaría hacerle un hueco, un beso

    ResponderEliminar
  17. EStáis poniéndola tan bien que no puedo eludirla mucho más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Tengo ganas de estrenarme con esta autora, pero creo que elegiré alguno anterior.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  19. Me alegro que te haya gustado pero lo voy a dejar pasar que tengo muchos pendientes que quiero leer antes que este.

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. No termina de llamarme mucho, y con tanto pendiente..
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Difícil de encuadrar es pero no cabe duda que Ana es una gran escritora y merecería un hueco editorial. A mí la historia me ha encantado por ese ambiente oscuro y misterioso que lo envuelve todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. A mí me ha gustado un montón también. Creo que es redonda. Como apuntas tiene un montón de personajes y todos ellos están muy bien definidos, la trama es muy atractiva, tanto en un hilo con en otro, por no hablar del diario y la ambientación es fabulosa. Muy recomendable. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario