martes, 4 de agosto de 2020

"La víctima 2117" - Jussi Adler-Olsen

Soy aficionada a la novela negra nórdica desde que descubrí, hace más de veinte años, a Henning Mankell. Son varias las series que sigo (porque sí, casi todas las grandes novelas negras nórdicas están publicadas en serie) y ésta, la del Departamento Q, es una de mis preferidas. Hoy os hablo de la última entrega, la octava

Éstas son mis impresiones

Ficha técnica

Editorial: Maeva
Páginas: 528
ISBN: 9788417708856



Sinopsis

En la costa de Chipre rescatan el cadáver de una mujer procedente de Oriente Medio.

En Barcelona, en la playa de Sant Miquel en la Barceloneta, Joan Aiguader, un periodista frustrado, cree tener su gran oportunidad profesional cuando ve un reportaje sobre el «contador de la vergüenza», que lleva un recuento del número de refugiados ahogados en el mar y que contabiliza a la mujer de Chipre como la víctima 2117.

Mientras tanto, en Copenhague, el joven Alexander decide vengarse por tantas muertes injustas en el mar. Juega en su videojuego Kill Sublime hasta el nivel 2117, para luego empezar a matar indiscriminadamente. Cuando Assad, del Departamento Q, ve la imagen de la mujer muerta, se desploma porque la conocía demasiado bien.

Impresiones

A la costa de Chipre han llegado unos refugiados procedentes de Oriente Medio, probablemente de Siria. La policía chipiotra rescata varias personas del mar; entre los rescatados, el cadáver de una mujer mayor. Esa mujer, cuyo nombre se desconoce, es la víctima número 2117; efectivamente, son ya 2117 los refugiados ahogados en el mar.

El periodista barcelonés Joan Aiguader, en horas muy bajas, ve el reportaje del rescate en la televisión y decide acudir a Chipre para cubrir la noticia. Lo que no espera es lo que allí se va encontrar.

No es a Joan al único al que ese cadáver cambia la vida. En Copenhague, un joven llamado Alexander hace semanas que no sale de su casa; tan siquiera de su cuarto salvo que sus padres no se encuentren en la casa en la que vive. Lo único que hace es jugar durante horas a un videojuego llamado Kill Sublime. Alexander también ve la noticia en los medios y la mujer fallecida le revuelve algo por dentro. Decide que ya está bien, que esa mujer no ha de ser olvidada, no puede ser un número más. Cuelga una foto suya en la pared de su cuarto y decide que cuando llegue a la victoria 2117 en el juego hará algo muy radical. Y se lo va adelantando a Gordon, un policía del Departamento Q que, al principio toma todo el asunto como una broma pero que, finalmente, piensa que quizás no lo sea e implica en ello a todo el Departamento.

Finalmente, el cadáver de la refugiada tiene una tercera consecuencia. Alguien la va a reconocer; y no sólo a ella sino también a dos mujeres y un hombre que aparecen a su lado en la fotografía que tomará Joan Aiguder. Ese alguien se llama Assad y es uno de los dos protagonistas de la serie de Departamento Q.

Si algo tiene esta serie, son unos dos buenos protagonistas. Carl y Assad –policía el primero, no sabemos muy bien qué el segundo- me conquistaron ya en la primera entrega. Es cierto que los casos que tienen que investigar se las traen y que hay tramas buenísimas en las siete entregas anteriores a ésta pero también lo es que, sin la química que hay entre estos dos personajes, igual la serie no hubiese funcionado tan bien. Son tan distintos y se complementan tan bien que da gusto compartir unas horas de lectura con ellos. Además, desde el minuto uno hay un misterio en torno a la vida y personalidad de Assad. El autor nos ha ido dando algún dato pero mínimo y con cuentagotas a lo largo de las distintas novelas de la serie. Por eso me sorprendió cuando, de repente, en esta octava entrega me empezó a dar tanta información.

Y es que Assad es el auténtico protagonista de esta novela. Como he dicho antes, conoce a dos mujeres y un hombre del grupo de refugiados y ello da pie a que conozcamos, por fin, toda su historia. Ahí lo dejo, no voy a decir nada más porque es algo que deberéis descubrir vosotros.

Esta octava entrega es bastante diferente de las anteriores. Hay una trama policíaca pero es secundaria –la de Alexander-; la trama principal es todo lo relacionado con los refugiados, Joan Aiguder y Assad.

Por eso, ante la eterna duda de si las series han de seguirse en orden o no, yo aconsejaría que precisamente esta octava entrega no la leáis sin haber leído al menos alguna de las anteriores. Las otras quizás puedan leerse de forma más independiente pero ésta es todo Assad y, por ello, es mejor conocerle de antes.

Aprovecha el autor la novela para hablar de uno de los peores crímenes que está azotando el mundo. Y lo hace desde dos perspectivas, ambas desgraciadamente frecuentes. Una a nivel más internacional, más grande, y otra más local. Permitidme no decir de qué crímenes estoy hablando, no quiero spoilear. Sólo os digo que ambos ponen los pelos de punta, especialmente el primero. Vamos a vivir la preparación del crimen desde dentro y os aseguro que no es una bonita experiencia.

Aunque la novela comienza en Barcelona y en Chipre y, a pesar de la portada con el perfil de la ciudad condal, la historia no transcurre allí realmente. La conexión con Barcelona la tenemos a través de Joan pero todo ocurre entre Copenhague y Alemania. Porque, sí, esta vez Assad y Carl van a tener que viajar.

Como siempre, la trama está muy bien armada, la narración es ágil y entretenida, los personajes son muy interesantes (especialmente para quienes ya les conocemos de antes) y leer la novela ha sido un auténtico placer.

Conclusión final


En esta octava entrega de la serie de Departamento Q conoceremos, por fin, quién es realmente Assad. Ya sólo por eso, es una lectura imprescindible para los fans de la saga entre los que me incluyo.




10 comentarios:

  1. No he leído nada del autor y estoy deseando ponerme con él. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, no me llama mucho y ademas no es un genero que suela leer. Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  3. Hola! No conocía este libro pero lo cierto es que parece muy interesante así que me lo llevo apuntado. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, el octavo ya. En fin, que el caso tiene su enjundia y además se le ve diferente, que eso está muy bien en un género donde a menudo recurren a cosas muy trilladas. No me voy a poner a leer siete libros para llegar aquí pero este si lo pillo en la biblio se viene a casa.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Cielos, ocho libros ya!
    Ya sabes que a mí este género me gusta mucho leerlo en verano, aunque esta saga en concreto no la he empezado. Me lo guardo para cuando mi vida sea un poco más pacífica y poder leerlos todos de una atacada.
    ¡Mil gracias por tu estupendísima y trabajada reseña!

    ResponderEliminar
  6. Sigo sin estrenarme con la novela negra nórdica. Veo que está saga está gustando mucho aunque, al ser saga, no tengo muy claro decidirme por su lectura. Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    Conocí este libro en tu entrada de ayer y aunque la novela nórdica es una de mis tareas pendientes, de momento no creo que me anime =D

    ❊ Leer Sin Límites ❊
    Un besazo! ♥

    ResponderEliminar
  8. Me quedé en el tercer o cuarto libro de la saga, a ver si me pongo al día y lo leo pronto. Un beso

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Suena bastante bien, pero al ser un género que no suelo leer y viendo que es una saga con tantos libros no creo que me anime, al menos por el momento.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario