Pages

domingo, 18 de septiembre de 2011

"La lavanda silvestre que iluminó París" - Belinda Alexandra


Es éste un libro que me entró por los ojos. Y es que no cabe duda que, externamente, es un libro precioso: en la sobrecubierta podemos ver un amanecer, o quizás atardecer, en una de la ciudades más bonitas del mundo: la inolvidable París. En primer plano el río Sena que está siendo atravesado por uno de los muchos barcos que llevan turistas de un lugar a otro; a la derecha una de las torres de Nôtre Dame. Todo ello en tonos dorados, con unas breves pinceladas verdes y de color morado. Y el título, que es de ésos que llaman la atención y te hacen coger el libro y darle la vuelta para ver de qué va.

Y si uno le da la vuelta, se encuentra con esto: “En la bella Provenza, la joven Simone Fleurier, de catorce años, vive arropada por el amor incondicional de su familia, dueña de una plantación  de lavandas que atraviesa graves problemas económicos. Cuando por fin las cosas parecen mejorar, su padre fallece en un fatídico accidente de tráfico. Su familia, destrozada y sin recursos, se ve obligada a enviar a Simone a un vieja casa de huéspedes en Marsella dirigida por su tía, una cruel mujer que la obligará a trabajar como criada en unas pésimas  condiciones.

Sola, sin el amor de los suyos y perdida cualquier esperanza, Simone cae en una vida triste y miserable. Pero su suerte cambiará cuando trabe amistad con Camile Casal,  una  hermosa, fría y calculadora joven dedicada al teatro de variedades que le descubrirá el mundo del espectáculo. Poco a poco, florecerá en el corazón de Simone un sueño que la motivará a seguir adelante: convertirse en la más extraordinaria bailarina y cantante de toda Francia.”

Una sinopsis que, al menos a mí, me llamó poderosamente la atención e hizo que quisiera leer la novela. Ya está leída y aquí os traigo la reseña…


Belinda Alexadra

Belinda Alexandra ha sido publicada con enorme éxito en Australia, Nueva Zelanda, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia, Holanda, Polonia, Noruega y Grecia.

Hija de madre rusa y padre australiano, ha viajado por todo el mundo desde muy joven.

Su amor por otras culturas y lenguas es solo comparable con la pasión que siente por su país, Australia.

Es integrante voluntaria del equipo de rescate de la asociación NSW Wildlife Information and Rescue Service (WIRES).

En 2010 Ediciones Martínez Roca publicó con excelentes resultados La gardenia blanca de Shanghái, su primera novela.


Datos técnicos

El libro ha sido publicado por Martínez Roca, en su sección Novela Histórica.

Tiene 636 páginas.

ISBN: 978-84-270-3756-4

Publicado por primera vez en junio de 2011

Edición: tapa dura con sobrecubierta.

Cuesta 22,90 euros. También disponible en versión electrónica al precio de 15,99 euros


Argumento

Simone Fleurier es una niña de catorce años que vive feliz en una plantación de lavanda en la Provenza francesa. Su familia es más bien pobre pero su padre ha puesto en marcha una innovación en el negocio del cultivo de la lavanda y tiene muchas esperanzas en él; sin embargo, la desgracia asola a la familia cuando, a punto de sacar provecho a la inversión, el padre de Simone fallece en un desgraciado accidente.

Faltos de dinero, el tío de Simone le envía a trabajar a casa de una tía lejana de la familia que regenta una pensión en Marsella. La vida en la pensión es muy dura, la tía es poco menos que un ogro que explota sin misericordia a la pobre Simone. Pero no todo es malo allí: una de las huéspedes es Camille Casal,  una bellísima cantante a la que Simone empieza a seguir al teatro de variedades.

Un poco a lo tonto, Simone consigue entrar en el teatro y que la contraten como costurera. Por un cúmulo de casualidades consigue un pequeño papel en una de las actuaciones y empieza a bailar, luego a cantar… Y su carrera como artista despega.

Carrera que desde Marsella la llevará a París, Berlín y Nueva York, convirtiéndola en la artista más famosa de su país                                                                                                                                                                                                                                                                              

Impresiones


Se trata de una novela, desde mi punto de vista, muy ambiciosa pues intenta plasmar en sus páginas una forma de vida –la de las artistas de varietés- y unos años muy interesantes de la historia de Francia y de Europa en general. Y todo desde la perspectiva de un personaje, Simone Fleurier, que se hace de querer.

Antes de nada, decir que, a pesar de que la editorial ha encuadrado la novela en su sección histórica, yo la encuadraría, si es que hay que hacerlo, en la de narrativa, a secas. No se trata propiamente de novela histórica y tampoco de novela romántica como he leído en algún lado. Y ello a pesar de que hay momentos y escenarios históricos así como una gran historia de amor.


Momentos y escenarios históricos… La acción se inicia en torno a los años 20 y termina tras finalizar la Segunda Guerra Mundial. Así que es inevitable que hechos como la bonanza económica de los años 20, la debacle final con la Gran Depresión del 29, la guerra, la invasión de Francia por los alemanes, la Resistencia, los alíados tengan su sitio en la novela. Con estos hechos y algún otro se crea un bonito escenario temporal, perfectamente encuadrado por la autora. Y no sólo el escenario temporal está bien dibujado; también lo está el espacial con las certeras descripciones que hace de los campos de flores de la Provenza, la sordidez de ciertos barrios marselleses, la brillantez de los teatros parisinos… En cuanto a ambientación, y ya que estamos en Francia, sólo tengo que decir: chapeau! Belinda Alexandra consigue, sin problemas, situarnos en el tiempo y lugar en el que transcurre la acción de su novela. Por lo tanto, en cuanto a escenarios geo-temporales, nada que objetar.

En este aspecto, me ha gustado que en la novela quede plasmado un hecho vergonzoso de la historia francesa que no conocí hasta hace dos años cuando leí “La llave de Sarah” de Tatiana de Rosnay. Se trata de los hechos que ocurrieron en el vel d’hiver, el velódromo de invierno, lugar en el que durante tres días fueron hacinados cientos de judíos, sin agua y sin comida, y en condiciones infrahumanas, para luego ser trasladados a campos de concentración. Se trataba de franceses, ciudadanos de pleno Derecho que habían vivido y nacido en Francia, como lo habían hecho sus padres y los padres de sus padres, y los padres de éstos… Y, sin embargo, la mayoría de sus conciudadanos se taparon los oídos y los ojos y no movieron un dedo para ayudarles.

También me ha gustado ver cómo Francia se rindió enseguida a los alemanes, sin casi oponer resistencia: prácticamente fue regalada al invasor por sus dirigentes. Sólo un escaso número de franceses lucharon contra los alemanes desde la que se conoce con el nombre de Resistencia aunque, según la autora, el número se multiplicó en el momento en que los alemanes fueron expulsados del país: de repente, parece que medio país había luchado contra ellos!

Por lo que se refiere a los personajes, la historia gira en torno a su protagonista, Simone Fleurier, que resulta ser una buena protagonista pues está llena de fuerza y carisma y consigue que el lector le coja cariño, se ponga en su lugar y le importe lo que le pase. Ya he comentado en alguna ocasión que me parece importante que el protagonista de una novela –sobre todo cuando se trata de una novela que gira mucho en torno a él, no importaría tanto si se trata de una novela más o menos coral...- se haga de querer por el lector. O de odiar, según el caso. Tan buen protagonista podría ser esta Simone Fleurier como, por poner un ejemplo de protagonista malvado, el Hannibal Lecter de “El silencio de los corderos”. Tiene que tratarse de un personaje interesante, con una personalidad marcada, unos rasgos que lo definan y lo conviertan en un personaje único, quizás no inolvidable, pero que sí quede, al menos durante un tiempo, en nuestra memoria lectora. Y Simone Fleurier lo es. La conocemos cuando cuenta con 14 años y la vemos crecer, pues asistimos a su vida hasta que llega, más o menos, a la treintena. Es una buena chica, inteligente, normalita. No se considera a sí misma ni es considerada por los demás como guapa. Una excesiva altura y unos rasgos muy morenos, alejados del canon estético rubia angelical que entonces estaba de moda, hacen que, en un principio, sea rechazada por fea. No obstante, Simone aprende a sacarse partido, tanto físicamente, como de sus posibilidades artísticas, de tal forma que al final no sólo va a parecer guapa sino que llega a ser considerada la mujer más fascinante de París.

Además de Simone, hay un buen elenco de personajes secundarios, como no podía ser de otra forma en una novela tan extensa. La mayoría de ellos están bastante bien perfilados, aunque siempre a la sombra de la protagonista absoluta de la novela. Junto a los personajes ficticios, aparecen –por referencias más bien- personajes reales, tales como Coco Chanel (que estaba revolucionando la moda parisina cuando Simone cantaba en los teatros de la ciudad), Josephine Baker (otra de las famosas cantantes de la época, que en la ficción fue rival de Simone) o los Fitzgerald (que se paseaban por teatros y restaurantes junto a lo más granado de la alta sociedad francesa). La introducción de estos personajes reales, unido a los acontecimientos reales y los escenarios también reales, hace que muchas veces el personaje de Simone también lo parezca. Una tiene que pellizcarse para recordar que no, que Simone es un personaje puramente ficticio y que no pudo ser rival de Josephine Baker en los escenarios, ni vestirse con ropa de Chanel ni comer en un restaurante teniendo a su lado al matrimonio Fitzgerald.




El estilo es muy cuidado. Belinda Alexandra escribe muy bien. La novela mezcla narración y diálogo, aunque predomina la primera. El único pero que puedo ponerle es que, muchas veces, se pierde en los detalles: se extiende demasiado en anécdotas, en conversaciones, en hechos que no dejan de ser interesantes, pero que ralentizan la acción. Y es que, aunque pasan bastantes cosas, no es una novela de mucha acción ni tiene un ritmo rápido. Se lee a gusto y no aburre pero en algunas ocasiones se me ha hecho un poco larga. Yo quizás hubiese resumido un poco la parte central. La primera parte –las pocas hojas que transcurren en la Provenza y el período que pasó en Marsella- se me hizo corta; lo mismo que la última: la época de la Segunda Guerra Mundial (aunque reconozco que me suelen gustar las novelas ambientadas en esta época y que abordan el tema de nazis y judíos) en mi opinión hubiese dado mucho más de sí. La parte que se me hizo más larga, por lo tanto, fue la central, la que transcurre en París; también es que es, en realidad, la más larga, claro.  Pero, como en todo, quizás se trate de cuestión de gustos, pues el tema de la farándula, la música y las varietés no es de mis favoritos.


Conclusión final

A pesar de ese pero que le he puesto, he disfrutado mucho con la novela. Me parece una muy buena novela, con una buena historia, una buena protagonista y, especialmente, un cuidadísimo estilo narrativo.

Una novela recomendable para quienes  gusten de historias de superación, de historias de mujeres que con tesón y fuerza salen del destino aciago para el que parecía habían nacido. También para quienes sean aficionados a darse una vuelta por escenarios reales, en tiempos pasados, para ver cómo se desarrollaba la vida cotidiana en aquellos momentos. También para quienes les guste el tema de la música, los teatros, las varietés, los cabarés y quieran verlos por dentro así como presenciar las dificultades de una artista para labrarse un lugar, las luchas con sus compañeras, las envidias, las zancadillas. Y, finalmente, para, como es mi caso, los enamorados de esa fascinante ciudad que es París.

24 comentarios:

  1. Otro a la lista... así no terminaré nunca, jajaja

    D.

    PD: Que malo es esto de leer blogs con reseñas!!!

    ResponderEliminar
  2. Por lo que comentas parece un libro 100% de mi estilo :). También me atraen muchísimo la ambientación y los temas históricos que trata. Lástima que a ratos la autora se enrolle demasiado, aunque creo que de todos modos lo buscaré (este o su otro libro).

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo este lo voy a apuntar pero con asterisco. Ahora mismo no es un tipo de literatura que fuera a soportar, aunque me atrae muchisimo se que tengo momentos y momentos para estas cosas. Asi siempre cojo los libros cuando se que necesito algo de ese tipo y lo voy a disfrutar mas. De todos modos, todavia tengo pendiente el anterior suyo, no se cuando caeran. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Yo sin peros me lo apunto, encaja perfectamente con el estilo que me gusta leer ( bueno, leo de casi todo ), a ver qué tal

    Besos
    Lourdes

    ResponderEliminar
  5. Desde que vi que la estabas leyendo llamó mi atención y ahora veo que la has disfrutado y que te ha gustado bastante!! Me alegro

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Como bien has dicho, es un libro que entra por los ojos.
    También me llamó mucho la atención la portada, a la vez que el título =)

    Me ha encantado la reseña!

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Dsdmona: si, esto de leer blogs literarios es un peligro!

    Rusta: yo creo que es de tu estilo. Yo tambien me he apuntado el otro.

    ResponderEliminar
  8. Xula: ciertamente, cada libro tiene su momento.

    Libros que voy leyendo: pues ya contaras cuando lo leas.

    M. Y Shorby: es que es el típico libro que llama la atención aun sin saber de que va.

    ResponderEliminar
  9. Ya le había echado el ojo a esta novela pero con tu reseña me has convencido, estoy deseando leerla, tiene una pinta estupenda por todo lo que has contado en esta maravillosa reseña
    un beso!

    ResponderEliminar
  10. Es la primera vez que escucho sobre este libro pero tiene un título bonito y una portada hermosa, quizás le de una oportunidad.

    ResponderEliminar
  11. No lo conocía, pero la verdad es que sí llama la atención, tanto por esa portada como por el título. Y con las ganas que tengo de conocer París...

    ResponderEliminar
  12. Éste ya forma parte de mi lista de pendientes, que leí la otra obra de la autora, La gardenia blanca de Shangai, y me gustó mucho. Y por lo que cuentas en tu reseña, éste también tiene muy buena pinta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Tatty: ya voy también conociendo tus gustos y realmente creo que te gustaría. A ver si tienes ocasión de leerla.

    Suspiros del Viento: pues si te animas, espero que nos cuentes qué te ha parecido.

    Espe: que una viajera empedernida como tú no conoce París? Bueno, bueno, el año que viene ya estás yendo que si no has visto París no has visto nada! Es maravilloso-

    Margari: no he leído La gardenia blanca de Shangai pero me da la impresión de que ambas son del mismo título así que sí te gustó la primera tienes que leer ésta.

    ResponderEliminar
  14. Yo tengo "La gardenia..." esperándome desde hace unos cuántos meses a que lo coja, y éste también me llama la atención bastante. Coincido contigo en que el libro es precioso ya desde la portada, el interior te lo diré cuando lo lea jeje
    saludos

    ResponderEliminar
  15. Tengo en casa esperándome "La gardenia..." y le tengo unas ganas increíble pero como a todos mis libros pendientes xD Muy buena reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me encantó la reseña y me tienta! Pero ya me fijé y no se editó en Argentina. Es otra ley de Murphy: los libros más atractivos de los blogs españoles no fueron publicados en este país del hemisferio sur! Frustrante!
    Beso
    Marcela

    ResponderEliminar
  17. Me tomo como un cumplido personal cada vez que leo que "La lavanda silvestre que iluminó París" está muy bien escrita, porque, sin quitarle el mérito a Belinda, yo me he encargado de traducirla, ¡y estoy bien orgullosa! (Aunque no se me mencione en los datos técnicos ;-)).

    Si quieres leer más sobre la traducción de esta novela, visita Los viajes de Juliver: La lavanda silvestre que iluminó París.

    ResponderEliminar
  18. Estupenda y detallada reseña, como nos tienes acostumbrados, de lo que parece una entretenida novela. Me la anota...
    Besos,

    ResponderEliminar
  19. Ro.: La gardenia también tiene una pinta estupenda. Ya contarás qué tal es cuando lo leas.

    Anita: si es que no puede ser con tantos libros pendientes! A todos nos pasa igual!

    Marcela: tiene que dar mucha rabia. En todo caso, por si tienes ereader y tarda mucho en llegar por aquellos lares, que sepas que lo tienes en versión electrónica.

    juliacgs: me ha encantado tu comentario y me ha hecho ver lo injustos que somos a veces -que soy yo, al menos- al no mencionar la traducción. Porque para que una novela parezca bien escrita, no sólo tiene que estarlo sino que la traducción ha de ser buena. Una mala traducción puede, perfectamente, estropear una buena novela. Y, si alguna vez (pocas) he señalado que la traducción me parecía floja o que se usaban expresiones raras, lo justo es también resaltarlo cuando, como en este caso, es buena.
    Lo tendré en cuenta de cara a futuras reseñas.
    Gracias

    Carmen: muchas gracias

    ResponderEliminar
  20. No la conocía pero tiene una pinta buenísima! La requeteapunto! jeje. Un beso!

    ResponderEliminar
  21. Este otoño vi el libro en la librería y también me llamó la atención toda la historia. La verdad es que tiene muy buena pinta. Lo que pasa es que tengo tantos libros pendientes de leer que este se tiene que poner en la cola. No dudo de que será bueno por lo que dices, pero me pregunto si no se parece demasiado a la historia que se cuenta en Memorias de una geisha, si te lo has leído, verás que son historias muy similares, pero ambientadas en lugares diferentes. Esto ya me hace dudar de que no ha sido una idea original, aunque no por eso deja de ser un buen libro. Gracias por la reseña, nos ayuda mucho a decidirnos por algunas lecturas. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Hola, Laky! Gracias a esta reseña, ya tengo el libro para leerlo!
    Te quería pedir, si no te resulta mucha molestia, que me recomiendes otros libros que tengan como escenario Paris. Es que estoy por hacer un viaje (dentro de 6 meses) a la capital francesa y quiero ir conociéndola previamente a través de la literatura. Si es posible, te agradeceré muchísimo.
    Un beso,
    Gretel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gretel
      En estos momentos, se me ocurren las novelas de Nicholas Barreau. La última es Atardecer en París las otras no estoy segura de si transcurren en Paris...
      Yo lei la biografía de Stephen Zweig sobre Maria Antonieta y te la recomiendo si tienes intención en visitar Versalles y, sobre todo, el Petit Trianon
      Si se me ocurren más novelas, ya te iré diciendo
      Que disfrutes mucho de esa preciosa ciudad
      Besos

      Eliminar
    2. Gracias, Laky, sos muy amable!
      Ya me pongo en campaña para conseguir los libros que me has recomendado...
      Un beso!

      Eliminar

Gracias por tu comentario