Pages

martes, 9 de marzo de 2021

"La tienda de la felicidad" - Rodrigo Muñoz Avia

 


Me gustan las novelas epistolares. No es que haya leído muchas pero las que recuerdo haber leído (“84, Charing Cross” y dos de Daniel Glattauer me gustaron mucho. Por eso me atrajo este libro que, además, tiene un título tan bonito.

Éstas son mis impresiones

Ficha técnica

Editorial: Alfaguara
Páginas: 304
ISBN: 9788420435923

Sinopsis

Carmelo Durán necesita pocas cosas en la vida: un ordenador con internet, un supermercado online donde comprar comida en cantidad y unos cuantos interlocutores cibernéticos con los que discutir. Pero todo cambia cuando un error en un pedido le pone en contacto con Mari Carmen, la encargada de atención al cliente del súper.

La tienda de la felicidad es una novela epistolar, escrita en forma de mensajes de correo, con un protagonista inolvidable, mezcla quijotesca del Ignatius de La conjura de los necios y la Helene de 84, Charing Cross Road. Una historia de personas reales, con sus peripecias diarias, que se ganará un hueco en el corazón de los lectores.

Impresiones

Carmelo Durán apenas sale de casa. Allí tiene todo lo que necesita: un ordenador con conexión a internet. Carmelo escribió un libro, libro que llegó a publicarse y que nadie compró. Su hermano, por el contrario, es un escritor de éxito. Y no será porque Carmelo no sepa escribir: al contrario, escribe muy bien y así nos lo demostrará en los correos electrónicos que intercambia con diferentes personas a lo largo de la novela.

La novela es una sucesión de e-mails: correos que escribe Carmelo y correos que recibe. A lo largo de dos meses: del 13 de marzo de 2019 al 20 de mayo del mismo año. Cada día empieza igual: con un correo recibido de una empresa llamada La tienda de la felicidad: un sex shop que cada día le ofrece un producto que le hará feliz. A partir de ahí, recibe correos de personas conocidas: su madre, su hermano y su sobrino y también desconocidas, sobre todo correos spam. Entre los correos que recibe de personas desconocidas, destaca unos de una persona que llegará a conocer: Mari Carmen. Y es que Carmelo apenas sale de casa y casi toda la compra la hace on-line. Y suele comprar en Carrefour. Pero un día le escriben para decirle que cuatro o cinco de los productos que ha pedido no han podido ser incluidos en su pedido. Carmelo contesta quejándose al departamento de atención al cliente y Mari Carmen, de ese departamento, le contesta. Carmelo contesta a su vez y lo hace con un estilo y con un tono que para la mayoría de las personas hubiese supuesto un punto y final. Pero no para Mari Carmen, que no se queda corta a la hora de escribir y, sin tener una lengua tan afilada como la de Carmelo, no se corta. Y así, a lo tonto, empiezan a escribirse casi todos los días y, sin pretenderlo, se hacen amigos.

La historia es sencilla y del estilo de las novelas epistolares que había leído antes y que os he comentado al principio de la reseña. Lo que la hace diferente es el estilo del autor, Rodrigo Muñoz Avia, y el protagonista Carmelo Durán. Carmelo es probablemente demasiado inteligente para este mundo y, por eso, no acaba de encajar. Si lo conociésemos en el mundo real, probablemente le tildaríamos de raro o asocial. Pero en novela es un auténtico primor. Carmelo es un poco gruñón, lo critica todo, protesta si tiene que hacerlo… Con su familia no es mucho mejor: con su madre se escribe a diario pero no va nunca a verla, tampoco ve a su hermano mayor ni habla con él por teléfono; con el único que parece llevarse mejor es con su sobrino, un adolescente. Yo creo que ninguno de ellos sabe bien cómo tratarle. Pero quién si lo sabe, mira tú por dónde, es una desconocida llamada Mari Carmen. Una mujer que suponemos harta de lidiar con las protestas de los consumidores y que habrá oído/leído de todo. Una mujer que tiene una respuesta para todo pero que, sin embargo, entra al trapo a Carmelo. Y sabe cómo contestarle y, aunque “literariamente” no está a su nivel, consigue establecer con él una relación más íntima que cualquier persona que éste conozca en el mundo no virtual.

A través de los diferentes mails iremos conociendo a Carmelo y su vida. Algo de su pasado, algo de su (no) vida profesional, cosas de su familia, cosas de la comunidad en la que vive (los mails con la presidenta no tienen tampoco desperdicio). En todos ellos derrocha una ironía fina y un humor incisivo que da gusto leer.

Sólo tengo que ponerle un “pero” a este libro: lo poco que me ha durado en las manos. Lo empecé una tarde en plan, voy a ver cómo es este libro, y para la noche del día siguiente ya lo había terminado. Y es que el formato tipo carta le da una agilidad tremenda, las páginas vuelan sin que te des cuenta. Además, es que los correos de unos y otros son un vicio, cada uno en su estilo. Los de Carmelo siempre son maravillosos, inteligentes, sardónicos e incisivos. Los de su madre me han encantado (me han recordado un poco a la Amalia de Alejandro Palomas), la subtrama de la comunidad de propietarios no tiene desperdicio. Y lo mejor, asistir a cómo va evolucionando la relación Carmelo-Mari Carmen.

Es un libro muy divertido que me ha sacado una sonrisa en varias ocasiones. Aunque también es triste en ocasiones pues habla de soledad y pasan algunas cosas que no son precisamente felices. Aún así, en líneas generales, lo definiría como un libro positivo y divertido hecho para el disfrute lector.

Conclusión final

He disfrutado muchísimo con esta peculiar novela escrita a golpe de mails. Una novela con un protagonista fantástico y con un toque de humor irónico que os aseguro que os hará pasar un buen rato.



Podéis adquirirlo a través de los siguientes enlaces de Amazon:


21 comentarios:

  1. Hola. Te he leído y después me lo he comprado en digital, será mi lectura de fin de semana. Me ha gustado mucho lo que nos cuentas.

    Besos y felices lecturas.

    ResponderEliminar
  2. Es totalmente del gusto de mi compañera de blog así sí que me lo anoto para comentárselo por mi parte espero regresar al género en algún momento

    ResponderEliminar
  3. Hola! No conocía el libro y aunque no es lo que suelo leer se ve interesante así que no lo descarto del todo aunque no creo que me termine de convencer la forma de narración. Gracias por tu reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. No recuerdo haber leído ninguna novela epistolar, sólo algún libro de la colección Barco de Vapor cuando era pequeña (y eso hace muchos años jajaja). La verdad que pinta bien el libro, lo tendré en cuenta. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Qué buena pinta, Laky, con lo que me gustan a mí las novelas epistolares. Además ese toque de humor y que tú digas que te deja tan buen rollo... me la llevo. Gracias por descubrirme la novela y al autor. Besos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Me alegra ver que ha sido una historia de la que has disfrutado. Personalmente no es una lectura que me llame especialmente la atención, por lo que en esta ocasión prefiero dejarlo pasar.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Que bueno que lo hayas disfrutado... A mí me gustan mucho las novelas que vienen con cartas, e-mails o mensajes; son ligeras y me encantan. ¡Besos! 💛

    ResponderEliminar
  8. Vaya, no me esperaba esa tienda, jeje. Bueno, el caso es que tiene su punto gracioso la historia. Es que lo de hablar con atención al cliente tiene su aquel, tiene que ser muy chungo ese trabajo.
    Lo que no me gusta es el formato mail.
    Ya veré.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo también disfruto con el género epistolar y sin duda disfrutaría con esta lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Suele gustarme también este género. Y por lo que cuentas, creo que disfrutaría con esta historia, así que me lo llevo apuntado, que no la conocía.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. A mi también me gustan las novelas epistolares. Yo todavía recuerdo la primera que leí de este tipo: Papá piernas largas

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! Me alegra ver que ha sido una historia de la que has disfrutado tanto. Personalmente no es una lectura que me llame especialmente la atención, por lo que en esta ocasión prefiero dejarla pasar.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  13. Solo me para lo de epistolar pero la verdad es que el libro me llama mucho la atención después de leerte.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. No me había llamado la atención este título y se ve original en su planteamiento, pero de momento lo dejo pasar y quizás más adelante me anime a leerla. besos

    ResponderEliminar
  15. Me gusta mucho la premisa, me lo apunto ^^

    ResponderEliminar
  16. Aunque veo que disfrutaste con su lectura, no me termina de convencer, pese a que sin embargo me atrae el que la novela esté conformada por correos electrónicos. Besos.

    ResponderEliminar
  17. No me convence la novela epistolar, así que lo dejo pasar.

    ResponderEliminar
  18. Pues no sé qué pensar de este libro. No me termina de atraer, pero lo que cuentas en tu reseña me gusta mucho. Me lo pensaré...
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Paso de puntillas porque tengo pendiente hacer la reseña. Si te digo la verdad, a mi el protagonista me puso muy nerviosa al principio, aunque luego fue cambiando. Besos

    ResponderEliminar
  20. Bueno, ya con que sea epistolar no necesito saber más.
    Anotada.

    Besotes

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario