miércoles, 27 de marzo de 2013

Paseo por Elizondo de la mano de "El guardián invisible"

Desde que leí "El guardián invisible" de Dolores Redondo, estaba esperando como agua de mayo que saliese un día bueno en fin de semana para poder acercarme a Elizondo y visitar el lugar donde se desarrolla la acción de una novela que, no tengo dudas, va a estar entre mis mejores lecturas del año (y éso que aún queda gran parte de él). La casualidad hizo que casi todos los fines de semana lloviese y no era plan. Pero la semana pasada se alinearon los astros, salió buen tiempo, pudimos dejar a los peques con mis padres y mi marido y yo pusimos rumbo a Elizondo. Con el libro en la mano, visitamos la población y pudimos ver de primera mano algunos de los lugares que se citan en el libro. Ésta es la crónica de nuestro paseo por Elizondo:

Elizondo está situado en Navarra, más en concreto, en el valle del río Baztán, siendo la capital de la comarca. A casi 60 kilómetros de Pamplona y más o menos a la misma distancia de San Sebastián; es por lo tanto, una población de la zona norte de la provincia. Limítrofe con el País Vasco, muchos de sus habitantes hablan euskera y hay incluso una ikastola.

No es una población grande, teniendo poco más de 3.000 habitantes.

Elizondo se asienta a ambos lados del río Baztán aunque también hay unos cuantos barrios de caseríos dispersos por los alrededores. El río, ya sabéis, tiene mucha importancia en la novela. No a su paso por la población sino mientras transcurre por los montes  y bosques de alrededor; pero como nosotros no nos acercamos al bosque, os dejo fotos de cómo es a su paso por la población:







Pese a su situación rural, Elizondo es una localidad más urbana que rural y la mayoría de los habitantes se dedican al sector servicios. Un paseo por las calles principales nos muestra que hay multitud de comercios, bancos, restaurantes, etc...

En cuanto a sus edificios, a primera vista resaltan dos tipos de construcción: la vasco-navarra y la palaciega. Respecto a la primera, no difiere mucho de la que se puede encontrar en todos los pueblos de los alrededores, desde que cruzamos la frontera que separa Guipuzcoa de Navarra. Respecto a la segunda, podemos encontrarnos bastantes edificios góticos, renacentistas y barrocos, con sus escudos y blasones, su construcción en piedra...., algunos bastante impresionantes. Como ejemplo, citaré  el palacio de las Gobernadoras o Arizkunenea, barroco , el palacio de Beramundea, también barroco, el palacio de Istekonea, llamado también «Casa del Virrey», etc.


Entre los edificios de carácter religioso, destaca sin duda la iglesia de Santiago donde, según el libro, si se daba tres vueltas a su contorno, te convertías en bruja:



Sólo pudimos verla por fuera, pues estaba cerrada pero se notaba que tiene que ser una iglesia muy bonita con esas vidrieras que hay encima de la puerta.

Elizondo crece a ambos lados del río, sobre todo al derecho (según se entra). En la margen izquierda se encuentra en palacio en el que se sitúa la oficina de turismo, lugar donde no tuvimos ningún problema para aparcar. Allí nos dieron un mapa y nos dijeron que podíamos visitar el pueblo siguiendo el río, pues lo más importante se concentraba en torno a los tres puentes. Así lo hicimos, primero paseamos por esa margen izquierda y, tras cruzar el puente, visitamos la margen derecha donde se encuentra el centro de la población, con las calles Santiago y Juan Urrutia a la cabeza.



"La calle Braulio Iriarte transcurre por la orilla septentrional del río Baztán y está unida a la calle Jaime Urrutia mediante dos puentes. Ésta fue la antigua calle mayor hasta la construcción de la calle Santiago, y transcurre por la orilla meridional del río Baztán. Plagada de casas señoriales, la calle Santiago fue la causante de la expansión urbana de la localidad, con la construcción de la carretera de Pamplona a Francia a comienzos del siglo XX" (pag. 102 de "El guardián invisible")




En la plaza destaca, sin duda alguna, el Ayuntamiento, de bella fachada:





"Se acercó al ayuntamiento, un noble edificio de finales del siglo XVIII que a Juan de Arozamena, un famoso cantero de Elizondo, le llevó dos años construir. En la fachada, el eterno escudo ajedrezado, con una inscripción que dice "Valle y Universidad del Baztán", y, frente al edificio, en la parte inferior izquierda de la fachada, una piedra llamada botil harri que servía para el juego de la pelota, en su modalidad de guante conocido como laxoa" (pag. 102)

 Por toda la población se ven bastantes restaurantes y bares. Nosotros no comimos allí porque llegamos pronto y nos fuimos antes de que fuera la hora pero estoy segura de que se comerá muy bien, pues la cocina navarra es estupenda. Lo que sí hicimos fue tomar algo en Mazkorra (en uno de los dos locales que hay) y comprar chocolate, el urrakin egiña. Sinceramente, menos mal que no sabía lo realmente bueno que estaba ese chocolate porque, gracias a ello, sólo me traje tres tabletas (y dos eran para regalar); si lo llego a saber me arruino alli mismo. Decía Dolores Redondo que era el mejor chocolate del mundo; no sé si es el mejor porque no los he probado todos (ojalá jijiji) pero que es delicioso no tengo ninguna duda. Hay diferentes variedades pero yo cogí el negro que es el que más me gusta. Lo venden en bombones, tabletas y trozos: hacen como una torta enorme de chocolate y de ahí van vendiendo trozos. Es un chocolate grueso, con avellanas enteras. No es precisamente barato (30 euros el kilo) pero merece la pena porque es un auténtico placer para el paladar.

Lo que no pudimos encontrar por ninguna parte fueron los txatingorris que aparecían en los cadáveres. En Mazkorra me dijeron que tenían pensado hacer en un futuro. En otra tienda en la que pregunté (en la que, según el libro, se venden las mejores magdalenas de la zona) me dijeron que en los obradores no hacían y que me resultaría difícil encontrarlos. Simplemente tenía curiosidad por ellos aunque no creo que me gustasen mucho; por como los describe la autora me recuerdan a las tortas de chicharrones vallisoletanas (que no me gustan...)

En fin, pues ésta fue nuestra visita a Elizondo. Es una población que se puede visitar en una mañana o en una tarde pues no es grande y todo lo visitable está concentrado (salvo que os animéis a pasear por los bosques e intentéis encontrar al basajaun o a Mari...)

¿Qué os ha parecido?

34 comentarios:

  1. Estupenda entrada!!! Muchas gracias por llevarnos de paseo por Elizondo a través de tus líneas escritas!
    PD. Tomo buena nota a lo que chocolate se refiere.... Jijijijiji

    ResponderEliminar
  2. No me pilla muy lejos pero nunca he estaso. No me importaría ir porque tengo familia cerca pero me gustaría más leyendo la novela antes jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Estas oportunidades de conocer los lugares donde se desarrolla una novela no suelen pasar, al menos por donde yo vivo, así que cuando ocurre debe ser un gustazo poder hacerlo. A mi me pilla muy lejos y tampoco he leído la novela, aunque la tengo en mi punto de mira.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Un paseo muy agradable; es lo que tenemos en el norte: un montón de rincones esparcidos para perderse,
    besucus

    ResponderEliminar
  5. Tenía yo una compañera de la universidad que es de Elizondo. Seguro que le gustará esta entrada de tu blog.

    ResponderEliminar
  6. Genial el recorrido!! Muchas gracias por la entrada!!! :-D

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado esta entrada!! Lo mejor de los libros es precisamente esto, que luego puedas pasear por zonas y realionarlas con aquel libro que tanto te gustó.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Justo ahora estoy leyendo la novela y a mí también me gustaría recorrer las calles que se mencionan en el libro, y por supuesto, su bosque, que creo que es lo que más me está llamando la atención de todos los escenarios! Qué envidia!!! Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho tu visita, y las fotos me han recordado mi niñez (yo me crié en el norte) con esos colores y el caudal del agua y el monte de fondo.

    Ahora me pilla lejos de visitar, así que con tus fotos y tu experiencia y el día que pueda leer el libro, haré una visita virtual.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Mira que ahora, por tu culpa, me dan ganas de vistiar Eliozondo y de volver a leer la novela!!! Esto no puede ser!
    Un post super interesante! Para los que estamos lejos, una ayuda para ubicar algunos de los lugares de la novela. Mil gracias!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me encanta viajar!! Gracias por transportarme a este pequeño pueblo navarro. Nunca he estado en esta comunidad autónoma así que me lo apunto porque se ve que tiene mucho encanto.

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Parece un pueblo encantador, gracias por presentármelo! Le tengo muchas ganas a la novela, a ver si puedo hacerme con ella. 1beso!

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué bonito! gracias por tu crónica y por compartir con nosotros esa bonita mañana.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Como dije en la reseña, es un lugar del que me enamoré con su lectura. No creo que me decepcionase en absoluto. Yo tb soy muy chocolatera, así que tendría que ir preparada para comprar las tabletas. Gran viaje, Besos.

    ResponderEliminar
  15. Un viaje muy interesante aunque me pilla algo lejos. La primera foto me dejó un poco ploff pero luego he visto la otra del río y ya me he hecho otra idea. Gracias por este viaje. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado tu crónica de vuestra visita a Elizondo, me alegro de que os gustase y lo pasaráis bien, qué rico el chocolate de Malkorra, me has dado envidia, me voy esta tarde a Pamplona a pasar la Semana Santa, me dan ganas de acercarme a Baztan, jeje. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  17. Gracias por este paseo! Me dejo guardada tu entrada para repasarla cuando me ponga con el libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes un premio esperándote en mi blog.
      Besotes!!!

      Eliminar
  18. qué paseo tan agradable! no he leído aún la novela por lo que la mayoría de escenarios me son desconocidos y esa es una zona además que aún tengo pendiente de visitar
    besos

    ResponderEliminar
  19. Qué bonita entrada, ha sido un paseo maravilloso, muchas gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. A mi me ha encantado el recorrido!! Gracias Laky :)

    ResponderEliminar
  21. Es una buena excusa un libro para viajar a sitios como este, a mi tambien me ha encantado un beso.

    ResponderEliminar
  22. Curiosa entrada la que traes hoy. Tiene pinta de ser un pueblo bonito; me ha llamado mucho la atención la iglesia, ¡preciosa!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Que envidia me das Laky. Qué bonito tiene que ser visitar un lugar donde está ambientado un libro que has disfrutado. Yo no he leído aún el libro, aunque lo estoy deseando porque estoy segura de que me encantará. Seguro que cuando lo haga vuelvo a buscar tu reseña para disfrutarla más.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  24. Yo lo he leído hace bien poco (mañana publico la reseña) y la verdad es que con estas fotografías es aún más sencillo ubicarse e imaginarnos caminando entre esas calles estrechas, o junto a ese río.

    Una muy buena entrada, LAKY, muchas gracias por el viaje en imágenes :)

    Un besín!

    ResponderEliminar
  25. Me ha encantado la entrada Laky!! Aún no he leído la novela pero, si ya le tenía ganas antes, imagínate ahora!!
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Quiero leer la novela ya!! Luego vendré a ver la entrada, más que nada por imaginarme yo primero los lugares con las descripciones. Pero la idea es muy chula.
    Besos

    ResponderEliminar
  27. A fantastic blog with a lot of useful information. I appreciate your work. Thanks for sharing.

    ResponderEliminar
  28. Un buen reportaje, Laky. Nos estás dando envidia sana. Y la novela creo que, si no hay sorpresa alguna en lo que resta de año, se llevará el premio a la mejor escrita por autor español, en este caso autora, sin lugar a dudas. La tengo más que apuntada, por supuesto. Besos.

    ResponderEliminar
  29. Tu entrada me ha recordado un viaje que hice hace algunos años por allí. Desde luego, Elizondo y sus alrededores son unos lugares preciosos para visitar.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  30. Que sitio más bonito no?...espero algún día ir hacerte una visita y ver este lugar tan bonito

    ResponderEliminar
  31. Me encanta ponerle imágenes reales a una d mis próximas novelas por leer. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  32. Muy bonito recorrido, Laky!! Muchas gracias!!
    Besines,

    ResponderEliminar
  33. Que pasada de experiencia, me has dejado con la boca abierta, tiene que se increíble ir andando y relacionando lugares con escenas.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario